Tras bambalinas

"El chico de la última fila"

Conocí la trama primero en el cine. Me encantó. Se trata de una extraordinaria cinta francesa llamada En lacasa. Luego me enteré que era la adaptación de un texto teatral español, mismo que tuve oportunidad de leer, y me volvió a fascinar. Por ello, me ilusionó saber que la obra con su título original, se está presentando actualmente en nuestra ciudad.

Se trata de El chico de la última fila, que hace una muy breve temporada en la sala Chopin, a la que llegué lleno de expectativas, y de la que salí, al igual que el público con el que compartí función, más que satisfecho.

Escrita por Juan Mayorga, El chico de la última fila es a un mismo tiempo un ejercicio de dramaturgia, una reflexión literaria, una crítica pedagógica y un reto escénico entretejido en una sorpresiva y divertida anécdota. La historia es aparentemente simple: un profesor de literatura de nivel preparatoria  encarga a sus alumnos un ejercicio de redacción y uno de sus estudiantes, precisamente uno que no habla con nadie y se sienta al final del salón, entrega un inquietante texto que desata un relato impredecible.

Dirigido por José María Mantilla, este montaje sucede en varios niveles, unos reales y otros imaginarios, que obligan al espectador a mantenerse alerta ante este  gran rompecabezas, que se va armando ante sus propios ojos.

De sorpresa en sorpresa va el público con una trama que siente que se va construyendo al tiempo mismo que él va conociendo; incluso hay momentos que tienen varias opciones y gustoso el espectador ve cual es la mejor para, paradójicamente, hacer más real esa ficción que él está viendo nacer.

Muy bien los actores que integran el elenco: cuatro de ellos con sólidas y reconocidas trayectorias: Anna Ciocchetti, Carlos Corona, Luis Miguel Lombana y Paloma Woolrich, quienes cobijan muy bien a los dos jóvenes que son capitales para la trama: Jorge Caballero y Mauro Sánchez Navarro

Bravo para todo el equipo creativo, con una propuesta escenográfica, iluminación y de escenofonía interesante y muy práctica y funcional.

Para este lunes 15 de diciembre está anunciada la última función de esta puesta en escena, pero a juzgar por la cantidad de público, pero especialmente por su buena recepción entre los espectadores, esperaríamos que luego de las vacaciones decembrinas, reanude su temporada El chico de la última fila. Vale la pena.

hugohernandez@mejorteatro.com