Tras bambalinas

Adiós, Hiromi

Como mucha gente, conocí a Hiromi en La academia, ese popular programa de Tv Azteca en el que mostró sus dotes como cantante. Luego, poquito tiempo después, la vi como espectadora en el musical José el Soñador, y supe de su gusto e interés por trabajar en teatro.

A partir de entonces su presencia en las tablas fue una constante. Si mal no recuerdo, la primera vez que la vi en un escenario teatral fue en Las monjas cambian de hábitos, una versión teatral de la famosa película protagonizada por Whoopi Goldberg.

En esa puesta Hiromi daba vida al personaje de Sor Angustias, el cual le valió la nominación al premio como Actriz Revelación de ese año, 2005, por parte de la crítica especializada.

A su maravillosa voz, Hiromi sumó una vis cómica inigualable que poco a poco le fue abriendo múltiples espacios.

Cenicienta Un Sueño Musical, Vaselina 2007, Avenida Q, Hairspray y Bule bule fueron otros musicales en los que participó, y en los que brilló enormemente.

El primero de octubre de 2010 debutó oficialmente en el musical Mentiras y desde esa fecha hasta hace más o menos un mes, conquistó a miles y miles de fans que tiene esta obra con su talento, entrega, profesionalismo, disciplina, responsabilidad, compromiso… amén de su gran talento actoral y vocal.

En Mentiras el público la aplaudió principalmente como Daniela, Yuri y Dulce, aunque también se dio el lujo de hacer en algunas funciones especiales los personajes de Lupita, Manuela… y hasta Emmanuel.

Luego la vi dando vida a Peter Pan, en un personaje que, supe recientemente, le costaba mucho trabajo porque… ¡le daba pánico volar!

Hace poco más de un año probó suerte en el musical Verdad o Reto, principalmente en los personajes de Macarena y Chiquitere, aunque también probó suerte como Alejandra, cantando los grandes éxitos de la década de los 90.

También se aventuró en el teatro no musical en Chicas católicas.

Además de trabajar en televisión, cine, doblaje, cabaret, conciertos, siempre con una actitud profesional, amable.

Hoy Hiromi se ha ido, junto con su amada Julieta. Una partida sorpresiva, inesperada, ilógica, terrible y dolorosísima para todos los que la conocimos.

Brilló en las tablas, que hoy están de luto por la carrera y la vida truncada de una gran actriz, gran cantante, gran artista, pero sobre todo, GRAN PERSONA. 

hugohernandez@mejorteatro.com