Tras bambalinas

"Yo Ulrike, grito"

En el número 9 de la calle Héroes del 47, allá por los rumbos de Churubusco, para más señales a dos cuadras atrás de la estación General Anaya del Metro, sucede un milagro.

Sí, desde hace poco más de un trimestre comenzó a funcionar Casa Actum, un hermoso y valiente espacio cultural con tres sitios escénicos, que están funcionando materialmente todos los días de la semana, con montajes versátiles, innovadores, propositivos, entre los que se encuentra el monólogo Yo Ulrike, grito.

Se trata de uno de los textos escritos por el ganador del Premio Nobel de literatura, el italiano Dario Fo, en colaboración con su esposa, la recientemente fallecida Franca Rame, y con los que materialmente han llegado a todo el mundo.

Se trata de un monólogo singular en la obra de Fo, más identificado con las comedias y las farsas, en las que, si bien aborda siempre temas profundos y en algunas ocasiones hasta lacerantes, la risa es eje central.

En esta ocasión, Fo y Rame se olvidan de cualquier guiño a la comedia para centrarse en una historia y un personaje real, del que presentan una anécdota dura, intensa, desgarradora.

Inspirada en la vida de Ulrike Marie Meinhof, este monólogo cuenta la lucha de esta periodista, convertida en activista política y terrorista, en la Alemania de los años 70, fundadora de la Fracción del Ejército Rojo, con el que cometió diversos actos políticos-terroristas, que la llevaron a la cárcel, donde fue torturada por años.

La actriz Magda Juárez tiene el enorme reto de dar vida a este nada fácil texto, en una puesta en escena igualmente compleja, en la que a escasos centímetros del público, y sin más apoyo que una lámpara, debe transmitir el dolor, el horror, el peso de la terrible situación a la  que fue sometida Ulrike.

Muy buen trabajo el de Magda, aunado al concepto creado por Antón Araiza en la dirección escénica, y felicidades al equipo creativo y de producción ligado a este montaje. Y también felicidades a quienes se aventuraron a abrir este espacio cultural, que incluye una muy grata cafetería y un muy bien equipado salón de videojuegos) solo una sugerencia: encontrar un sistema para que el ruido de uno de los teatros no se meta en el de junto.

Muy recomendable Yo Ulrike, grito, que ofrece funciones todo este mes, los viernes a las 20:30 horas, sábados 19:00 horas y domingos a las 18:00 horas.

hugohernandez@mejorteatro.com