Tras bambalinas

‘Shalom’ y ‘Moving’

Hace tres lustros comenzó como un sueño y hoy es una contundente realidad que festeja sus 15 años de labor con dos montajes para los que aplican a la perfección los calificativos conmovedores e impactantes, además de muy interesantes y diversos.

Se trata de la Compañía Teatral ReNo fundada en 2000 por Ray Nolasco, quien se mantiene al frente de la misma, esencialmente como director de escena de los montajes, Shalom o la misericordia de Babel, y Moving 360, que actualmente hacen temporada, el primero los sábados al mediodía en el Teatro de la Capilla, en Coyoacán y el segundo de viernes a domingo por las noches en el Teatro El galeón, atrás del Auditorio Nacional.

ReNo se autodefine como “un colectivo de artistas preocupados y ocupados en el quehacer cultural, y parte de su dinámica creadora consiste en convocar a pequeños laboratorios en busca de su propio lenguaje basados en la exploración de riesgos hacia adentro y hacia afuera del Ser”.

Y esa exploración ha generado puestas en escena realmente únicas, como las dos ya mencionadas, y que vale mucho la pena ver.

Inspirada en los poemas de Nelly Sacks, ganadora del premio Nobel de literatura, Shalom… es una puesta  en  escena sobre la dualidad humana, en la que los bonomios desesperanza-esperanza; perdón-culpa, lucha-descanso, están presentes todo el tiempo.

La búsqueda de un asesino, como metáfora de aquello a lo que el hombre responsabiliza de la destrucción de sus propios sueños, es el hilo conductor de una anécdota llena de hermosas aunque inquietantes imágenes, tanto visuales como sonoras.

Por otro lado, Moving 360 se promociona como un “espectáculo escénico inclusivo donde llantas que bailan y cuerpos que ruedan, comparten sus emociones y construyen su propia historia”.

Cinco actrices sobre el escenario son la muestra evidente de un trabajo integral, en equipo, minucioso, bien cuidado, en el que la colaboración y la confianza son esenciales.

Al mismo tiempo conmovedor, divertido, irreverente, desacralizador y esperanzador, este montaje es una invitación a olvidar el lugar común y los prejuicios y ver a cada ser humano como único y valioso en sí mismo.

Ambas puestas en escena estarán solo dos semanas más en cartelera. Vale la pena sumarse al festejo por los 15 años de ReNo y bailar con ellos un más que merecido vals celebratorio.

hugohernandez@mejorteatro.com