Tras bambalinas

"Piaf, vivir por una voz"

El pasado miércoles leí en las páginas de este mismo diario que Arianna grabará un disco con canciones que hicieron famosa a Édith Piaf.  La idea surgió a raíz de la participación de la cantante en la puesta en escena Piaf,vivir por una voz, en la que la intérprete yucateca personifica a la diva francesa.

Ésta es una gran noticia, pues sin duda lo mejor de la puesta en escena es la interpretación que Arianna hace de las inolvidables canciones de la Piaf, con lo que demuestra, una vez más, que su voz sigue tan potente y cálida, maravillosa pues, como cuando se dio a conocer en los años 80.

Si mal no recuerdo, a lo largo de su carrera Arianna ha tenido tres acercamientos al teatro: el primero en Unavez en la isla, donde compartió el escenario con Lolita Cortés; después fue parte del elenco de una versión musical de Sueño de una noche de verano; y ahora regresa con esta puesta en escena, que si bien no es un musical propiamente dicho, resultaba obligado incluir algunos de los temas de quien fuera conocida como El Gorrión de París.

La puesta en escena abarca las últimas dos décadas en la vida de Piaf y toca aspectos tanto de la vida personal como profesional de la cantante.

Sin ser exactamente una actriz, Arianna hace un trabajo muy digno y solvente en el terreno actoral, y vaya que no la tiene fácil, pues materialmente está todo el tiempo en el escenario en un solo acto de cerca de dos horas, en las que va de la euforia y el enamoramiento al dolor del duelo y la desesperación.

Y cuando canta se echa el público a la bolsa; materialmente hipnotiza a los espectadores que en más de una ocasión en medio de la función se ponen de pie para ovacionar sus interpretaciones.

Escrita por Beatriz González Rubín la obra tiene una interesante premisa, que no se desarrolla de la mejor manera posible y que, lastimosamente,  se ve disminuida por una dirección de escena de Cecilia Angulo poco afortunada,  en la que los actores poco pueden hacer para dar solidez a sus personajes.

Sin embargo,  solo por oír las seis o siete canciones que canta Arianna vale la pena ver este montaje. Por ello hay que celebrar que la puesta en escena vaya a desembocar en una nueva grabación discográfica de Arianna, felicidades.  

hugohernandez@mejorteatro.com