Tras bambalinas

"Negación"

Negación es la primera de las cinco etapas del duelo, ese estado por el que todo ser humano atraviesa en diferentes momentos de su vida. Estamos de duelo, evidentemente, ante la muerte de un ser querido. Pero no solo en esos extremos. También lo estamos cuando perdemos una pareja, un trabajo, nos mudamos de casa…

El grado de duelo es diferente, claro está; pero de cualquier manera sufrimos un impacto con el que tenemos que lidiar. Al hacerlo, explican los expertos, todos pasamos por cinco etapas: negación,  como ya lo dijimos, es la primera, y a ella le siguen ira, negociación, depresión y finalmente aceptación.

Sobre esta premisa se ha armado la pentalogía del Duelo que la compañía Teatro sin sonrisas está llevando a escena con un resultado realmente brillante, como es fácil comprobar en la temporada que la obra Negación, realiza cada martes en el Teatro Helénico.

Escrita por Daniel de la O y dirigida por José Juan Meraz, Negación es un botón de muestra del teatro que llega directamente al corazón pasando por el cerebro y cada uno de los sentimientos y las vísceras, pues luego de los 60 minutos de función el público termina extasiado, conmovido, liberado, y mejor dispuesto para valorar la vida en toda la plenitud con que debe verse.

En Negación, el primer eslabón de esta cadena dramática, una mujer ha perdido en el mar a su esposo y a su hijo. Ella se niega a aceptar los hechos, rechaza todas las evidencias que así lo prueban.

En este primer momento del duelo, el dolor es tanto que se intenta escapar de él evadiendo la realidad, rechazándola, negándola. Sin embargo, la realidad es abrumadora y termina por imponerse.

A un texto estupendo y conmovedor, y una dirección llena de detalles y lucidez, hay que sumar el trabajo brillante de dos actrices maravillosas que llevan de la mano al público a cada momento del terrible dolor que se está viviendo en el escenario.

Diana Lein y Guadalupe Damián, a quienes he tenido el gusto de ver en diversos montajes, hacen  un trabajo de bordado fino, en el que cada palabra, cada gesto, cada acción son impactantes.

Tan buena ha sido la aceptación que ha tenido esta puesta en escena que ésta es ya su tercera temporada, que se prolongará todos los martes hasta el 16 de junio, y Teatro sin palabras prepara ya los otros cuatro montajes sobre las respectivas etapas del duelo. Habrá que verlas, pues si tendrán la misma calidad que Negación, no se las puede uno perder.

hugohernandez@mejorteatro.com