Tras bambalinas

"Mentiras", un exitazo

Se trata del mayor éxito teatral en nuestro país en los últimos años; ha pasado de ser una obra a un fenómeno de masas o un montaje de culto, al que la gente va una y otra y otra vez.

Hablo del musical Mentiras, que el próximo miércoles iniciará su séptimo año de vida en cartelera de manera continua, lo cual es un hecho  inusitado en México, donde la situación para el teatro es cada vez más complicada.

Por ello es que hay que celebrar por todo lo alto este éxito, y festejarlo doblemente porque se trata de una puesta en escena nacida, desarrollada y consolidada en nuestro país, con talento mexicano, y que además ya ha empezado a conquistar el mundo (con temporadas locales en Colombia, Perú y Panamá).

¿A qué se debe la enorme aceptación que ha tenido este musical?

Cierto es que una parte del éxito se debe a que la obra alude a la nostalgia del público, quien materialmente revive los años 80 a través de la música que ahí se interpreta; sin embargo, esa sería una explicación muy simplista y no se sostiene, dado el fracaso que han sufrido otros montajes que han acudido a la misma “fórmula”.

Una razón de su triunfo es que Mentiras es, primero, una obra bien escrita por José Manuel López Velarde, con una trama sólida, divertida e ingeniosa, en la que las escenas tienen lógica, secuencia, progresión, a través de personajes bien construidos y que resultan entrañables para el público.

A esto hay que sumar una muy solvente y atinada dirección de escena, también de López Velarde, que está llena de detalles y recovecos que terminan por seducir y conquistar  a todos los espectadores, no solo a aquellos fanáticos de Yuri, Daniela Romo o Lupita D’Alessio.

Por supuesto, parte esencial ha sido el elenco: ya son 42 los intérpretes que han participado en el montaje: voces privilegiadas, buenas actuaciones y, sobre todo, disciplina, pues los textos y los trazos escénicos se han mantenido tal cual estaban en el estreno, y el público de hoy sigue disfrutando de Mentiras como fue montada.

Y finalmente, gran mérito el del equipo de producción, encabezado por Morris Gilbert y Federico González Compeán, pues en cada uno de sus rubros (escenografía, vestuario, iluminación, audio, etcétera) Mentiras ha estado y está exacta… siempre.

Más de dos mil 100 funciones son la mejor prueba de que Mentiras es un gran éxito, al que hay que aplaudir y celebrar todos. Ojalá el resto del teatro mexicano tuviera su misma buena salud.

hugohernandez@mejorteatro.com