Tras bambalinas

"Hotel estrella y media"

La obra no es nada fácil para los actores, quienes tienen que interpretar escenas íntimas, fuertes.

Llegas y junto con tu boleto te dan una llave, en cuyo llavero se lee: Hotel estrella y media. Caminas al fondo, cruzas la pequeña cafetería del Foro Shakespeare (Hamlet, se llama), luego llegas a un pasillo, subes la escalera y con tu llave abres la puerta de madera:

Es la entrada a una de las “habitaciones” de ese “hotel”, en el que sucede una historia de deseo, poder, engaño, aburrimiento, soledad, sexo, infidelidad, dominio, en la que todos (el público) nos vemos involucrados, pues cual voyeristas nos asomamos a lo que sucede ahí, a escasos centímetros.

Escrita por Hiram Molina, quien comparte la dirección de escena con Eloy Hernández, Hotel estrella y media es una de esas obras que intrigan, que remueven, que pegan en el público, primero por su historia, que si bien no cuenta hechos inusitados, tampoco ocurren en todos los lugares todos los días, y luego por el montaje, que sucede en el Espacio Urgente, un lugar más que íntimo para un hecho teatral.

Apenas 30 son los espectadores que caben en este sitio, que se ajusta a la perfección a la anécdota escrita por Molina y que cuenta la singular relación que se establece entre cuatro personas: un matrimonio y sus respectivos amantes.

Singular, por decir lo menos, es el entramado que se establece entre estas cuatro personas que si bien se conectan en un primer momento por el sexo, poco a poco dejan traslucir los verdaderos motivos que los “orillan” a estar en este cuarteto.

Nada fácil la tarea de los actores que con el público a escasos centímetros tienen que representar escenas íntimas, fuertes, reveladoras, que no permiten ni un segundo de duda  o vacilación.

Un aplauso para ellos, que son  María José Jiménez, Xana Sousa, Gabriel Hernán y Javier de la Vega.

Vaya un plauso especial para Eloy Hernández, quien incansablemente desayuna, come y cena, vive pues, apoyando el teatro, especialmente este tipo de teatro, que tiene una enorme aceptación, como lo demuestra su temporada, que ahora ofrece funciones los viernes a las 22:00 horas.

Hotel estrella y media es una de esas experiencias que valen la pena.

hugohernandez@mejorteatro.com