Tras bambalinas

La Gran Alexander

Hablar de toda una vida dedicada al teatro puede parecer exagerado, pero  no lo es si el sujeto de esa oración es la gran Susana Alexander.

Cuando yo la vi por primera vez en un escenario, allá a principios de los años 70, en un montaje maravilloso de Electra, la tragedia griega, ella ya tenía más de 20 años de trayectoria. Y es que Susana debutó siendo apenas una niña de 7 años, en el primer programa de televisión que se transmitió en nuestro país, el 1 de septiembre de 1950, dado que su madre, doña Brígida Alexander, formaba parte del equipo de producción del entonces naciente Televicentro.

De aquella puesta en escena, Electra, recuerdo  que Susana me fascinó por su fuerza, maravillosa dicción,  imponente presencia escénica…

Ya la había visto yo en la televisión (recuerdo muy gratamente su trabajo en Lucía Sombra, al lado de Ofelia Medina), pero verla en teatro fue una revelación; tanto que desde entonces creo que no me he perdido ninguno de sus montajes.

Susana es de esas actrices que siempre, pero de verdad siempre, está al 120 por ciento de entrega. Nunca la he visto dar una función con flojera, de prisa, sin pasión.

Buenas noches mamá, Punto y coma, El año del pensamiento mágico, Yo madre yo hija, Cómo envejecer con gracia y Los exonerados son algunas de las muchas obras en las que la he visto. Con cada una de ellas me ha emocionado, impactado, conmovido.

De igual manera sus espectáculos unipersonales de poesía, prosa, son inteligentes, divertidos, enternecedores. Recuerdo con gran emoción Si me permiten hablar, lo mismo que Bailopoemando, Suya afectuosamente, solo por mencionar algunos.

Entusiasta de la poesía ha apoyado su difusión en todos los medios, con cápsulas en radio y televisión, con la publicación de libros, con la grabación de casetes y con decenas, miles seguramente, de presentaciones en toda clase de escenarios, desde los grandes teatros de este país, hasta pequeños espacios, algunos casi improvisados en las rancherías más recónditas.

Hoy, la gran Susana Alexander triunfa en Locos por el té, una divertidísima comedia que gira en torno a lo que ella adora: el proceso de un montaje teatral, por lo que cada frase, cada gesto, cada momento de esta obra, está lleno de verdad.

Susana Alexander celebra este año 65 años de actividad en los escenarios, en los que calidad, talento, pasión, entrega… han sido denominador común. 

hugohernandez@mejorteatro.com