Tras bambalinas

"Ella es Doris"

Ubiqué a Alfonso Cárcamo cuando realizó la divertidísima adaptación de la obra Toc Toc para la exitosa puesta en escena que se presentó durante varios años aquí en el DF; y digo que lo ubiqué, porque al repasar su currículum caigo en cuenta que ya había visto y aplaudido trabajos suyos.

Recuerdo, por ejemplo, su brillantísima adaptación de Tito Andrónico, que se presentó hace poco más de una década en el Festival Cervantino; su trabajo como guionista de la serie televisiva Gregoria la cucaracha; su alucinante montaje de ¡Cheka tu mail!, y recientemente su trabajo en la obra El crédito, con Héctor Suárez (padre e hijo).

Alfonso es un hombre de teatro, como lo demuestra permanentemente con LAB Trece, sorprendente y singular espacio en el Centro de la ciudad donde se estrenó Ella es Doris, que hoy hace temporada en otro espacio igualmente entrañable, ubicado en la Condesa: el Café 22.

Escrita y dirigida por el mismo Cárcamo, Ella es Doris cuenta “la vida de una diva en decadencia pero diva aún”, como bien lo aclara la publicidad, en la que cada uno de los elementos que la integran son perfectos.

Se trata de un texto inteligente, agudo, estupendamente armado, con una estructura muy interesante, que va desgranando la vida de esta actriz venida a menos, en la que, además, se hace una tangencial pero nada sutil crítica a los medios de comunicación y al star system imperante en nuestro país (especialmente en las grandes televisoras).

A esto hay que sumar la dirección de escena cuidadosa, detallada, creativa, pletórica de ingenio del mismo Cárcamo, quien de verdad es uno de los grandes en este terreno.

Ahora bien, todo esto no serviría, si no hubiera en el escenario dos estupendas actrices. Antes que nada hay que mencionar a Anabel Ferreira, quien está soberbia como Doris, bordando realmente el personaje al que dota brillantemente bien de los muchos y variados matices que le demanda.

Junto a ella triunfa también Naomy Romo, quien da vida a todos los otros personajes que forman parte de la anécdota y con sus múltiples recursos ella los hace únicos.

Bravo para cada uno de los integrantes del equipo de Ella es Doris, un  trabajo de verdad estupendo que hay que ver, y que permite disfrutar nuevamente del Café 22, los miércoles a las 20:30 horas.

hugohernandez@mejorteatro.com