Tras bambalinas

"La prietty woman"

Irreverente, ingenioso, provocador, ocurrente, inquietante, groserote, profundo, innovador, sencillo, emotivo… muchos son los calificativos que pueden aplicarse al espectáculo con el que César Enríquez abarrota cada martes el teatro-bar El vicio, pero hay uno que destaca por sobre todos ellos: ¡Divertidísimo! 

Se trata de La prietty guoman, divertimento escénico para cabaret en el que César se establece, cada vez más, como una de las nuevas y más sólidas figuras de este género en nuestro país.

Como el título lo anticipa, se trata de una parodia-homenaje-pretexto, a partir de la famosísima película protagonizada por Julia Roberts, pero —dirían los clásicos—en región 4 (e incluso yo diría región 9), para contar una realidad que se vive todos los días en este mundo, más concretamente en este país, y visible y preocupantemente cada vez más en esta Ciudad de México: la discriminación, en todos sus modos y grados, para las mujeres trans.

Como bien se explica en el programa de mano, una mujer trans es aquella “persona que nace con un pene y se le asigna socialmente hombre. En cualquier momento su vida transiciona (sic) hacia el reconocimiento de su propia identidad que es la de mujer”.

Como todo buen cabaretero, en este caso César es responsable de la idea original, el texto, la dirección, la producción y la actuación. En cada una de estas tareas demuestra su inagotable creatividad y dominio.

Desde que entra al escenario se apropia de todas las miradas y no las suelta hasta noventa minutos después, extasiadas, liberadas, y motivadas para hacer algo por un problema tan grave como éste.

Sabido es que la risa, en cualquiera de sus géneros, es el camino más adecuado para que una idea, mensaje si se le quiere llamar así, llegue al público. Y La prietty guoman lo constata una vez más.

Aunque aparentemente sencillo, este espectáculo tiene detrás un gran equipo en el que destacan Álvaro Herrera en la música; Amapola Monzalvo en la escenografía y caracterización; María Daniela, coreografía, y Mariano Ducombs, producción. Felicidades a César Enríquez, un talentosísimo y versátil actor: La prietty guoman y El rey León, dos ejemplos de ello.

hugohernandez@mejorteatro.com