Tras bambalinas

César Enríquez y su ‘Petunia’

Desde 2003, año con año se celebra en nuestra ciudad el Festival Internacional de Cabaret, que si bien se desarrolla en diversas sedes del DF, tiene su cuartel general en El vicio, el teatro-bar que comandan Las Reinas Chulas, quienes son alma y motor del mismo.

Esta edición está en su recta final, de hecho, concluye mañana sábado por lo que hay que aprovechar y acercarse a los distintos espectáculos que se presentarán hoy y mañana, y que son los siguientes:

Hoy viernes en el Foro A poco no, en la calle de Cuba, en el centro, se presenta a las 20:30 horas Manuel Ballesteros con el espectáculo Ser padre es…; y a las 22:30 en El Vicio, Madrid 13, en Coyoacán, la argentina Noralih Gago presenta Tacón, tacón, un recorrido por  seis desgarradoras y al mismo tiempo ilustrativas historias femeninas.

Y como cierre de esta edición 13 del festival, mañana en el foro Milpa Alta se presenta el grupo Cabaret Misterio en su versión infantil, con la obra Lobo y oveja. La entrada es gratuita. Y por la noche, nuevamente en El vicio, la gran clausura será con el espectáculo intercontinental: España, Argentina y México reunidos en un Concilio Iberoamericano, en el que Las Reinas Chulas, Andrea Fiorino, Noralih Gago, Pía Tedesco y Roma Calderón responderán a la pregunta, ¿qué es más dramático: el tango, el flamenco o la canción vernácula?

Y aunque ya sucedió, porque se presentó el lunes pasado como parte del programa de este festival, quiero mandar una ovación, gigante y sonora, a César Enríquez, quien con su unipersonal Petunia sola en Samborts, mostró una vez más por qué es una de las nuevas figuras de este género, amén de un actor completo y versátil, como lo demuestra su brillante trabajo actual como la hiena Banzai en el musical El rey león.

En Petunia… César hace una soberbia demostración de lo que debe ser un espectáculo de cabaret en el que actuación, música, política, crítica social, irreverencia y humor deben mezclarse en un equilibrio perfecto, para que el espectáculo no se convierta en un regaño, sino en una denuncia o señalamiento y al mismo tiempo en un divertimento irreverente, inteligente y ácido.

Como autor y como intérprete del mismo, César obtiene un 10 de calificación, por ello hago votos para que pronto, muy pronto, su Petunia regrese a la cartelera. Y donde lo vea anunciada, corra a verla. La adorará.

hugohernandez@mejorteatro.com