Tras bambalinas

Bravo a la compañía Figurat

En nuestro país la palabra sexenio tiene una connotación no muy positiva. Y es que todos tendemos a asociarla con la política, una de las actividades más desprestigiadas.

Sin embargo, hay muchos tipos de sexenios. Los hay maravillosos y positivos, como el que vivió la compañía Figurat y que llegará a su fin en los próximos días.

Beneficiada por el programa Teatros para la comunidad teatral, en dos periodos continuos (de 2009 al 2014), Figurat trabajó arduamente a lo largo de estos años y ha dado vida al casi olvidado teatro Isabela Corona.

Con espectáculos dirigidos a todos los espectadores posibles, Figurat hizo que este pequeño foro impactara positivamente en su entorno cercano y se convirtiera en un imán para públicos de otros lugares.

Como resultado del trabajo, a lo largo de seis años, Figurat presentó 86 obras diferentes y organizó 16 festivales, que atrajeron la atención de  más de 220 mil espectadores, que aplaudieron alguna de las 958 representaciones.

Asimismo, también organizó 240 talleres, que atendieron a casi 7 mil niños, y apoyó a por lo menos a otras 15 compañías, con las cuales presentó obras en coproducción.

Si bien son fríos, los números son una muestra palpable del arduo y constante trabajo y del amor al teatro que Figurat ha tenido en este tiempo.

Ahora, para despedirse del que ha sido su hogar por seis años, Figurat ofrece las siguientes dos funciones:

Mañana sábado a las 18 horas presenta Fausto, un cuento del demonio, versión condensada de Fausto I, de Goethe en la que Mefistófeles cuenta la historia, manipulando los hilos de las debilidades y pasiones de los seres humanos, tal cual, como títeres.

La obra, escrita y dirigida por Iván Olivares, es representada por Emmanuel Márquez, quien la estrenó en el 2001 y cuenta con más de mil funciones, y se ha presentado en múltiples festivales nacionales e internacionales. 

Y la última función de Figurat en el teatro Isabela Corona será el domingo 16 de noviembre, a las 13 horas, con la obra El club de los fantasmas, adaptación de Perla Szuchmacher a El Fantasma de Canterville, de Wilde. Se trata de una obra para niños, un público de los más fieles y favorecidos por esta compañía.

La entrada en ambos casos en gratuita. El Teatro Isabela Corona se ubica en Eje central Lázaro Cárdenas 445 Col. Tlatelolco, junto a la plaza de las tres culturas. Teléfono  55831803.

hugohernandez@mejorteatro.com