Tras bambalinas

"Animal"…es conmovedor

He de confesar que llegué a la sala Chopin con pocas expectativas. No es que el tema no me interese, sino que pensé tontamente, que no era un asunto para un escenario. ¡Qué equivocado estaba!

Se trata de Animal…es, un espectáculo realmente entretenido, divertido, conmovedor, agudo, impactante… teatral para ser más concreto.

Escrito por Beto Castillo y Carlos Rangel, quien también se encarga de la  dirección escénica, Animal…es toma el formato de teatro en atril, que en esta ocasión tiene enormes ventajas.

Primero permite que al elenco base (Lolita Cortés y Beto Castillo) se una cada lunes de función una estrella invitada, que no tiene que memorizar un texto enorme, pues el formato le permite leer cómodamente las partes que le toque interpretar.

En segundo lugar, con esta estructura se justifica perfectamente el contenido, pues los actores dan voces a otros seres, algunos humanos, otros no, y se crea en el espectador la ficción de estar escuchando un mensaje proveniente de alguno de los animales a los que aquí se hace referencia.

Gatos, perros, lagartijas y un largo etcétera “cobran vida” en las estupendas actuaciones de Lolita, Beto y Angélica Vale, quien estuvo como invitada el lunes pasado; como lo estarán Consuelo Duval (lunes 9 de diciembre), Horacio Villalobos (lunes 16) y Santa Claus (lunes 23).

Doblemente maravilloso es saber que el dinero recaudado en taquilla se va íntegro a alguna causa en apoyo a los animales, pues ninguno de los artistas que intervienen cobra un salario por hacerlo.

El muro A.C. está detrás de todo esto, una labor realmente digna de admirar y apoyar.

Ver Animal…es me permitió recordar que el teatro es tan benevolente y maleable, que permite abordar cualquier tema y plantearlo y desarrollarlo de la mejor manera posible, con un mínimo de recursos materiales: un actor, un buen texto y un público es lo único que se necesita.

Solo tres lunes más estará Animal…es en cartelera. Le garantizo que le va a gustar y se va a divertir  y conmover.