Tecno empresa

La rebelión de la clase media, '#nomasimpuestos'

Ahora sí los señores legisladores ya le entraron a la discusión de la llamada reforma haciendaria que más bien parece una miscelánea fiscal grandota o un parchesote fiscal con solo tiene fines recaudatorios y no cara de una sana hacienda pública.

No lo digo yo, sino un grupo de especialistas que hemos consultado en MILENIO y en otros medios, quienes advierten que la propuesta de reforma solamente se recarga sobre los mismos, los que somos causantes cautivos, la clase media, los que apechugamos todo, pero no toca a los informales y habla muy poco de la reducción del oneroso gasto del gobierno.

Este espacio intenta tocar solamente temas relacionados con las tecnologías de la información y comunicación y los negocios; sin embargo, la pretensión de aplicar más impuestos a la clase media (hipotecas, colegiaturas, autos, rentas, hasta mascotas) y poner un tope a las deducciones por concepto de servicios que no nos ofrece el Estado mexicano, me hicieron voltear a ver el sentimiento que hay en las redes sociales, donde algunos tópicos nos demuestran que la clase media ha comenzado su rebelión y su marcha virtual, pues ya estamos hasta la madre.

#reformahacendaria, #nomasimpuestos y #noimpuestosavivienda tuvieron una buena recepción entre una gran parte de los tuiteros mexicanos, pues en el primer caso se enviaron 4 mil tuits cuyo rating digital es de 1.7, lo que nos revela que dos personas más vieron estos mensajes, obvio, hasta la noche de ayer. El sentimiento fue 61 por ciento neutral, 24 por ciento negativo y 15 por ciento positivo.

De acuerdo con los datos de Topsy y el análisis de la firma Metrix 2 Index (M2I), encabezada por Javier Murillo, que el hastag #nomasimpuestos registraba hasta las 7 de la noche de ayer 657 tuits, y el número de personas que vieron al menos un tuit con las palabra mencionada fue de 69 mil usuarios. El sentimiento fue 98 negativo y sólo 2 por ciento positivo.

El hastag #noimpuestosvivienda fue trending topic, pero sólo durante unas horas de ayer, pues seguramente el uso de un shoutatweet permitió que el alarido digital llegara a 12 mil tuits, con un pico al mediodía que se fue desvaneciendo.

No obstante, los promotores de esta protesta virtual, a los cuales me he sumado voluntaria o involuntariamente, confían en que poco a poco y a partir de hoy este movimiento cobre fuerza, pues la tendencia es que el tema se mantenga por 24 horas más. ¿Crecerá la rebelión? Ya veremos.

Twitter: @hugogonzalez1