Tecno empresa

Sí, perdió el América, pero…

El pasado domingo escribí mi texto que leíste el lunes sin saber el resultado de la final entre el León y el América, pero, como buen americanista de clóset, escribí sin querer demostrar la pasión dormida que tengo por el equipo que fue mi gran amor durante mi época de puberto, cuando todavía creía en la pureza del campeonato mexicano de futbol, pero, sobre todo, escribí con la esperanza de que el América remontara el marcador y no sonar —como ahora— como todo un aficionado ardido que asegura: aunque perdió el equipo, ganó la marca Club América.

Por eso me parecen muy simplistas los argumentos que veo por todos lados (perdonen si sueno a ardilla) cuando se dice que el ingeniero Carlos Slim goleó a Emilio Azcárraga, porque si bien el triunfo del León es significativo en términos deportivos y mediáticos, no alcanzo a ver dónde está la superderrota (en términos de negocio) para Televisa y el megatriunfo para Telmex o América (vaya paradoja) Móvil.

Creo que los verdaderos ganadores fueron la familia Martínez, dueña del Pachuca, del León y de Estudiantes Tecos de la Liga de Ascenso, porque ellos ya cuentan con una empresa futbolística con dos marcas que pueden obtener un mayor margen de ganancia; sin embargo, no creo que puedan aumentar su participación de mercado, pues su producto (el León) es una marca local que no trasciende un mercado muy regional. En ese sentido, la “victoria” de Slim equivale a 30 por ciento de las utilidades que le puede brindar un negocio pequeñito.

Es más, hablando puramente desde el punto de vista de telecomunicaciones y medios, habría que esperar los resultados del rating alcanzado por Fox Sports con la transmisión del partido del jueves, pues aunque el potencial haya sido de 44 millones de televidentes, dudo que lo haya alcanzado, que es a lo que aspira América Móvil.

Por último, si bien la “marca” América no resultó ganadora en lo deportivo, puedo asegurar que su valor en el mercado y tal vez su participación en el market share se incrementó no solo por la final del domingo, sino por haber aspirado al bicampeonato, lo que despertó no solo la pasión de los americanistas de clóset, como yo, sino hasta de los antiamericanistas, quienes de paso colaboraron con la marca al elevar el rating en la transmisión del domingo, “solo por el placer de ver perder a las gallinas”. Ya estoy contando las mentadas.

http://twitter.com/hugogonzalez1