Tecno empresa

¿Qué pasó con Nextel?

Puedo decirte que la confirmación de que NII Holdings, la operadora de la marca y los servicios de Nextel en México, Brasil, Chile y Argentina, se apegará al capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos, es la crónica de una bancarrota anunciada.

Y no es mala onda, solo se trata de ver la historia y darse cuenta de que el anuncio de la posible bancarrota de Nextel cae en un momento muy delicado, debido al arranque de la nueva regulación de telecomunicaciones, pero sobre todo porque el mercado local se encamina a una fase de consolidación con la inminente venta de activos de América Móvil y la búsqueda de oportunidades de inversión de empresas europeas, como Telefónica.

La tragedia de Nextel se forjó desde la famosa Licitación 21, en julio de 2010, cuando se acordó pagar más de 18 mil millones de pesos por los derechos de uso de las concesiones y se comprometió a invertir más de 19 mil millones de pesos en el desarrollo de infraestructura. Claro, en ese entonces contaba con la alianza de Televisa.

Como seguro recordarás, en octubre de ese año ambas empresas deshicieron su acuerdo, pero como los meros machos Nextel se mantuvo en su plan de negocios, el cual, dijeron, estaba bien financiado, ya que en su caja tenía 2 mil 500 millones de dólares y en México generaba un flujo de efectivo casi igual. ¿Qué paso?

No solo fueron las precarias condiciones de competencia del mercado mexicano, sino también se debe a una serie de calamidades que incluyen el apagón de la red de Sprint-Nextel, además de los retrasos y fallas en la estrategia de Nextel para poner en marcha sus redes de tercera y cuarta generación en México y Brasil, así como una escasa diferenciación de sus servicios respecto a la competencia.

Eso lo vio Vera Rossi, analista de Goldman Sachs, quien desde febrero de 2012 ha recomendado en tres ocasiones vender las acciones de NII Holdings.

A principios de 2014, Rossi mantuvo su recomendación de vender y bajó el precio objetivo de 3 a 0.50 dólares, con el argumento de que “el principal problema es que la empresa aún necesita enfrentar el problema de cómo diferenciar su producto frente a otros operadores bien establecidos en Brasil y México, que tienen las marcas más reconocidas, la distribución más grande y con mejor escala para adquirir teléfonos. Lastimosamente coincido.

hugo.gonzalez@milenio.com

http://twitter.com/hugogonzalez1