Tecno empresa

Doña Segura, más madura, atractiva y divertida

Tal vez recuerdas que la semana pasada te comenté de mi grata sorpresa al ver la ruta digital seguida por la industria de seguros. En ese momento no te lo conté, pero me sorprendió ver en la convención de la AMIS a un (no tan) viejo amigo de las lides de telecomunicaciones. Es Gustavo Cantú, antaño escudero de la marca Nextel y que ahora funge como director de operaciones de Seguros Monterrey New York Life.

La chamba de Gustavo, me cuenta, es darle a la empresa ese viraje digital, pero desde el punto de vista de atención al cliente. A los nuevos clientes y a algunos que ya no somos tan nuevos no nos importa mucho usar una aplicación innovadora, si no sirve. Afirma que las nuevas tecnologías ayudan a conocer al cliente, pero si no hay un enfoque en sus necesidades, ninguna tecnología servirá. Por ello considera que las aseguradoras deben cultivar aún más la tarea del agente de seguros, pues son ellos la unión con lo digital. Este cuerpo de especialistas será el que, mediante herramientas digitales, ofrezca a los clientes soluciones personalizadas.

Los millennials y otros que no lo somos no veíamos con buenos ojos a la industria de seguros, parecía vieja y aburrida. Sin embargo, ahora con la versión digital, la madura señora Segura ya se ve más divertida y muy, muy, muy atractiva.

FINANCIEROS PRECOCES

Otro sector que se está viendo cada vez más divertido por la irrupción de nuevas empresas y modelos de negocio es el financiero. Los bancos, excepto Bancomer, se han quedado un poco rezagados en la disrupción digital.

Mientras tanto, surgen empresas que hacen lo que los bancos no quieren o pueden: prestar fácil. Por eso son admirables los esfuerzos de personas como Allan Apoj, un financiero emprendedor mexicano de apenas 26 años. Este joven, junto con su socio y codirector David Poritz (27 años), fundaron la financiera Credijusto.com.

Se trata de una empresa de tecnología que financia al pequeño y mediano empresario que ha sido tradicionalmente ignorado por la banca. Ofrece financiamiento a Pyme por medio de préstamos desde 150 mil a 6 millones de pesos. Sus créditos tienen plazos de 12 a 36 meses con tasas fijas que van de 26 a 32 por ciento. Al crear su algoritmo digital, la empresa cuenta con su sistema propio de evaluación de clientes, que resulta más flexible que el bancario. Por eso puede liberar los recursos entre cuatro y 12 días hábiles, pues además trabaja con garantías inmobiliarias.

Credijusto está respaldado por Victory Park Capital, firma de Chicago que financia nuevas empresas centradas en préstamos no tradicionales.


hugo.gonzalez@milenio.com
Twitter: @hugogonzalez1