Tecno empresa

Red Compartida: pocos pelos, pero bien peinados

En el mundo del blanco y negro puede pensarse fácilmente que tengo un malsano interés de que la Red Compartida sea un fracaso. Nada de eso, solo manifiesto mis fundamentales dudas sobre un proyecto que pinta para convertirse en un botín político. Pero esas dudas no me llegan como inspiración divina, sino por medio de las opiniones, dilemas y críticas de expertos de la industria.

Esas interrogantes se manifestaron el pasado jueves en una reunión entre integrantes e invitados de la Barra Mexicana de Abogados (BMA). La tertulia fue para plantear más dudas sobre la Red Compartida a la subsecretaria de Comunicaciones, Mónica Aspe. Mi reconocimiento a la BMA y a mi estimado Gonzalo Martínez Pous, pues esa reunión resultó tan interesante como inquietante.

Allí, la subsecretaria y varios de sus colaboradores nos ayudaron a entender que no importa cuántos, sino cuáles son los interesados en la red. "Lo importante es la calidad de los participantes, que sean suficientes y que tengan el tamaño para hacer frente a esa obligación", dijo. En términos llanos podemos decir que es mejor tener pocos pelos, pero bien peinados.

Para el gobierno es muy importante el interés manifiesto de la Caja de Québec (CDPQ) y el CKD IM para invertir en el proyecto. Dijo la funcionaria que el interés de esos grupos "baja la barrera de entrada al financiamiento y capital para ese tipo de proyectos". ¿Quiere decir que el pronunciamiento canadiense le quita presión financiera al proyecto y lo pone más sexy?

Sobre el Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel u Opritel), el "Aspe Team" también dejó certezas e incertidumbres. Lo que se busca es que la SCT no sea la que tenga espectro y opere un contrato. Más bien se quiere que sea chamba de un descentralizado y que éste sea un promotor de inversiones y no un operador de telecomunicaciones. Dijo que el Promtel será una APP "en la que el gobierno no pretenda ser un operador, sino todo lo contrario", ¿juat?

Mis dudas subieron cuando el nuevo director del Promtel, Fernando Borjón, dijo que ese órgano descentralizado no será un negocio. Sin embargo, cuando detalló las tareas de los consejeros independientes del Promtel otra vez saltó la indefinición. Dijo que deberán "aportar a la idea de una empresa, en cuanto cómo contribuirle para su negocio, cómo quitarle barreras al negocio". Entonces, ¿será o no será negocio?

Y todas esas malsanas dudas se combinan cuando veo y oigo mensajes en los medios sobre un internet para todos, con el logo del PRI. ¡Qué susto!

hugo.gonzalez@milenio.com
Twitter: @hugogonzalez1