Tecno empresa

De aeropuertos, trenes e Ifetel

Todo mundo habla del nuevo aeropuerto, del yerno ganador del concurso, de la X del arquitecto británico multimillonario, pero a mí me anda por saber otras cosas que técnicamente no he escuchado: la navegabilidad y la tecnología.

Tal vez recuerdas la anécdota del arquitecto Pedro Cerisola, quien dijo que hasta los patos estaban de acuerdo con la construcción de un nuevo aeropuerto en Texcoco, pero más allá de los problemas que pueda generar una eventual ingesta de aves en las turbinas de los aviones, estoy ansioso de saber cómo estarán las rutas de navegación y aproximación en el nuevo aeropuerto.

Tengo interés, pero no porque no se pueda, sino porque estoy seguro de que la tecnología de hoy permitirá no solo construir pistas en el fango (si se pudo hasta en el mar de Kansai y Hong Kong), también hará posible diseñar sistemas de navegación para administrar tres y hasta seis pistas de manera simultánea en el mismo espacio aéreo saturado. Grandes retos por resolver.

Tren al sur

Otros que se están moviendo y reviviendo la comunicación son Ferrosur, que dirige Rogelio Vélez, y el gobierno de Morelos, que encabeza Graco Ramírez, al firmar un acuerdo y dar el banderazo de arranque a la modernización de la Línea de Cuautla, que abarca más de 85 kilómetros, a fin de relanzar el ferrocarril en esa región y acelerar el desarrollo industrial con un movimiento potencial de 27 mil carros anuales. Se trata de un proyecto en el que, por primera vez desde la privatización de los ferrocarriles, se logra una alianza público-privada para reconstruir una línea ferroviaria, ya que Morelos facilitará los fondos para el financiamiento y Ferrosur los restituirá al pagar 100 dólares por cada carro de ferrocarril que transite por esas vías a partir del carro 8 mil 1, lo que constituye un esquema único e innovador en la industria. La red estaba inactiva debido a que requería un mercado más competitivo, pero ahora con esa alianza ha sido posible nuevamente llevar el ferrocarril a toda la región de las antiguas haciendas azucareras (aunque ya no hay) y permitirá a la industria de Morelos una conectividad ferroviaria altamente eficiente con Estados Unidos, así como con los puertos del Pacífico y del Golfo de México.

El obediente Ifetel

No me sorprende nada que el Ifetel no le entrara a la controversia constitucional de la nueva ley de telecomunicaciones… más en tecnoempresa.mx

hugo.gonzalez@milenio.com

http://twitter.com/hugogonzalez1