Tecno empresa

Mi carta a Santa sobre tecnologías de información

Ya mero la libramos, ya casi es Navidad. Ojalá que las trácalas y chanchullos en las licitaciones de tecnología no lleguen al Año Nuevo ni tengan Nochebuena. Pero mientras le saco la fruta a la piñata y le meto duro a los tejocotes escribo mi carta a Santa sobre tecnologías de información (TI). Pero esto lo logro gracias a la plática que tuve hace unas semanas con Luiz Ferezin, director general de Accenture México.

En la charla, el experto de la firma de consultoría nos advierte que tenemos una gran oportunidad en México sobre TI, pero hay problemas. Estamos invirtiendo en tecnologías que ya murieron. Tanto en el sector gobierno y privado como en el académico estamos rezagados. La infraestructura en México está bien, pero la utilización está por debajo de varios países, porque solo se usa para redes sociales.

Ferezin dice que la única manera de crecer el uso de TI adecuadamente es con el trabajo de la iniciativa privada, el gobierno y la academia. No se está invirtiendo con la velocidad, calidad y foco que necesita el país.  El gobierno tiene que ayudar a crear el ambiente de innovación y la academia tiene que cambiar su modelo de capacitación. La IP necesita tomar más riesgos, pues el gap digital en México no disminuye, sino hasta crece respecto a otros países.

Sin embargo, tenemos una oportunidad grande de mejorar mucho la inversión que hacemos en tecnología. La próxima ola de tecnología será basada en la inteligencia artificial, en la analítica de datos y en la interactividad con el usuario. México es una población joven y más intuitiva que otros países, razón por la cual es más sencillo desarrollar talento.

Por ello la academia debe seguir empujando y preparando el talento para nuevos paradigmas digitales. El gobierno debe enfocar sus inversiones para procesos y trámites que ayuden al ciudadano a ser muy productivo. La IP debe entender y cambiar ya sus procesos para un entorno digital. Efectivamente, todo parece una carta a Santaclós, pero siendo netos, tenemos posibilidades de éxito.

¡Bolas!

Qué mala onda por algunos funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, pues les espera un complicado fin de año. El pasado viernes 16 la jueza segunda de distrito especializada en competencia y telecomunicaciones dio entrada al amparo de Rivada Networks. Se supone que con esto la SCT no podrá firmar el contrato con el ganador de la red compartida antes del 12 de enero próximo, pues debe darle audiencia constitucional al quejoso. Además, Rivada advierte que demostrará en tribunales algo que te advertimos aquí hace semanas: el consorcio Altán utilizó información confidencial para elaborar su propuesta. Esto se pone mejor que un culebrón colombiano.

hugo.gonzalez@milenio.com

Twitter: @hugogonzalez1