Tecno empresa

¿A poco Televisa se saldrá de la fiesta?

¿Para qué tantos preparativos? ¿Para qué tanto batallar con autoridades, proveedores y organizadores de la fiesta si al final de cuentas te saldrás de ella y no vas a gozar del baile? ¿O a poco crees que una vez que está puesta la mesa para el banquete (medio chafita) de la competencia en telecomunicaciones, Televisa se iba a quedar solo mirando? Pues no.

Por eso, más allá de las elucubraciones cuasi esotéricas y astrológicas, creo que pensar en la posibilidad de que Televisa se va a dedicar solo a los negocios que ya conoce, como la operación de televisión de cable o la producción de contenidos, es pensar de manera simplista, pues tampoco veo a la empresa de medios reconociendo (sin chistar) una jugada perdedora equivalente a casi 900 millones de dólares.

Estoy seguro de que Televisa tiene una jugada adicional y si bien perdió con Iusacell, ganará con otra maniobra, ¿o acaso la empresa no tiene el flujo de efectivo necesario, más lo que le pagará Ricardo Salinas Pliego, para ir en alianza o en adquisición por otro operador que en estos momentos estaría más que dispuesto a salir de su profunda deuda? ¿A poco no se le antojaría bailar con esa niña bonita cuya red es más atractiva y más rica? ¿A poco no se interesaría en coquetear con Nextel?

Pero por si aún tienes dudas, quiero enfatizar que me suena más lógica una alianza entre Nextel y Televisa, porque al mismo tiempo me parece muy natural una alianza Iusacell-Telefónica.

Sí, ya sé que hace unas semanas vi con buenos ojos y especulé sobre una alianza entre Nextel y Telefónica, porque entonces el presidente del Grupo Salinas, Ricardo Salinas Pliego, dijo que no vendería Iusacell a la empresa española, ¿pero qué tal una asociación? Ahora me parece más natural que Telefónica e Iusacell caminen juntas, pues no se meten en la mira regulatoria del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), lo que no sucede con una alianza Televisa-Telefónica.

Además, creo que Televisa tiene mejores oportunidades con Nextel, pues tendría una base de 5 millones de usuarios con un socio que no comparte, sino complementa, su modelo de negocios; en cambio, asociarse con los otros dos operadores le daría más de 20 millones de clientes de un jalón, pero con una carga regulatoria muy fuerte y tal vez hasta contraproducente. Sí, tal vez se trata de onanismo intelectual, pero cómo me divierte jugarle al adivino de las telecomunicaciones.

hugo.gonzalez@milenio.com

http://twitter.com/hugogonzalez1