Tecno empresa

#Ring!, la #historicaIPOdeTwitter

Si tuviste la curiosidad de revisar el timeline de Twitter de ayer, pudiste ver que a las nueve de la mañana tuiteó lo siguiente: #Ring! Se trata de la onomatopeya que muchos estuvimos esperando desde hace semanas y que finalmente se concretó con el campanazo inicial de las operaciones de Wall Street durante la jornada en la que Twitter realizó su histórica oferta pública inicial (OPI) de acciones.

Digo histórica porque a muchos de los que nos gustan las tecnologías de información y los mercados de valores recordaremos la jornada de ayer como una OPI tremendamente exitosa o como una de los grandes engaños en la historia de las colocaciones en bolsa.

Me inclino más por lo primero, pues aunque muchos creen que el valor alcanzado por las acciones de Twitter es más una burbuja especulativa, creo que los escépticos no alcanzan a ver el potente valor publicitario que tendrá la plataforma en unos años, pues las sinergias que pueden encontrarse entre los medios tradicionales y el microblogging son muy atractivas.

Es que ayer Twitter casi duplicó en su debut el precio de colocación, que se ubicaba en 26 dólares por acción, para venderse incluso por momentos en 50 dólares, aunque cerró en casi 45 dólares por título.

Pero, ¿por qué ganó tanto, relegando incluso los niveles de las IPO de Facebook y Google? Dicen algunos inversionistas que el mercado le está dando el beneficio de la duda y están comprando la promesa de un rápido crecimiento, pues ellos, como yo, creemos que la fortaleza de Twitter no solo es el volumen de usuarios, sino el modelo de comunicación bidireccional de las redes sociales que pasan ya cada vez más por los contenidos personalizados y el incremento en la base instalada de dispositivos móviles.

Con la colocación la empresa se embolsó la friolera de 10 mil millones de dólares, porque con el lanzamiento el valor de mercado de Twitter pasó de 14 mil a 24 mil millones de dólares, lo que la convierte en la mejor salida a bolsa.

It’s alive

Nuevamente el Instituto Federal de Telecomunicaciones dio señales de vida, pues el miércoles emitió un comunicado en el que informa que modificó los títulos de concesión de varios operadores que habían quedado fuera de norma con la reciente reforma. La buena noticia es que el Ifetel está vivo, la mala es que solo resuelve asuntos poco importantes para los dos meses que lleva, y con tantas facultades que tiene.

En casi 60 días no ha hecho nada “disruptivo” que los haga ver como un órgano verdaderamente autónomo y fuerte.

 @hugogonzalez1

hugo.gonzalez@milenio.com