Tecno empresa

Revisemos los inútiles IEPS, por favor

Ya el viernes pasado te comenté del apretón presupuestal que mantiene muy preocupada a la industria de las TIC. La baja en los presupuestos y la aplicación de impuestos sobre las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) son dignos de atención. El jaloneo por los dineros del erario está de a peso, y ya es hora de evaluar los resultados de cada centavo invertido en varios sectores.

Por ejemplo, vayamos poniéndole lupa a los resultados de los impuestos especiales sobre producción y servicios (IEPS). Como sabes, en el país se cobran varios IEPS, pero me concentro en dos que los traigo atravesados. El que se aplica a las bebidas comerciales de alto valor calórico y el de telecomunicaciones. El primero, conocido como impuesto a las bebidas azucaradas, resulta un sofisma, pues de lo contrario las aguas frescas deberían pagar IEPS. Ya no digamos el atole que se vende con los tamales calientitos. Recuerda que esas dos bebidas tienen más calorías que un refresco, pero como no tienen marca ni son de una empresa, nadie dice nada.

A unos días que comience la discusión del paquete económico deberíamos analizar para qué han servido esos impuestos malditos. Recientemente el diputado por el PRD, Waldo Fernández comentó que no está de acuerdo con más impuestos especiales. En específico dijo que estos IEPS afectan más a los bolsillos de muchas personas y que pagan los más pobres. El legislador argumenta, y coincido con él, que los impuestos recaudados a los refrescos se tienen que revisar.

¿A dónde han parado los más de 53 mil millones de pesos recaudados por estas bebidas? ¿Cuántos bebedores de agua se han instalado en las escuelas públicas del país? ¿Cuál y cómo se llama el programa para combatir el sobrepeso o la obesidad financiado con el cobro de ese impuesto? ¿Cuántos parques se han habilitado para convertirlos en gimnasios públicos? Las bebidas azucaradas y productos de alto contenido calórico han recaudado 79 mil 811 millones de pesos entre enero y julio pasado. Dónde están los resultados de ese impuesto.

El otro del que ya sabemos tampoco ha dado buenos resultados el IEPS a las telecomunicaciones (excepto internet). Como lo informó mi amiga Susana Mendieta hace unos días, desde 2010 este IEPS se mantiene por debajo de los niveles estimados.

Al primer semestre de 2016 se habían obtenido 3 mil 48 millones de pesos; es decir 574 millones menos que los 3 mil 623 millones estimados.

Si a esta asfixia fiscal le sumamos la reducción de los presupuestos en TIC y una laxa regulación, las telecomunicaciones van mal.

hugo.gonzalez@milenio.com

Twitter: @hugogonzalez1