Tecno empresa

Como "Pepe el Toro", Savi es inocente

Yo no soy poeta, ni en el aire las compongo; es más, no soy experto en el mercado farmacéutico y mucho menos en el negocio de la distribución de medicamentos, pero en lo que sí soy ducho es en el hallazgo de felinos enjaulados, como el que se está dando con la próxima licitación de compra consolidada de medicamentos para más de cinco dependencias y 28 entidades federativas del país.

Si no te has enterado, te recuerdo rápidamente que se trata de una investigación que comenzó el Órgano Interno de Control (OIC) del IMSS, que encabeza José AntonioGonzález Anaya (Pepetoño), debido a que (curiosamente) apenas se dieron cuenta que en la licitación del año pasado la empresa Savi Distribuciones ganó una parte del concurso haciendo uso de un registro sanitario presuntamente falso.

Tras conocer el fondo del asunto, puedo decirte que desde un avión puede verse que quieren bajar de la licitación a Savi, ya que esta empresa tiene varias y muy creíbles explicaciones que le exculpan del uso del registro falso, pues, por ejemplo, la propiedad, uso y control de los registros es responsabilidad total de los laboratorios y en el caso del medicamento Doxorubicina, la empresa Zurich Farma es la responsable de la anomalía.

Usando la máxima, puedo decir que a Savi se la llevaron al baile, sin embargo, mientras el río está revuelto, algunos pescadores quieren sacar ganancia. No puedo meter las manos al fuego por Savi pero lo me queda claro es que no quieren darle tiempo para que se defienda y con ello sacarla de la competencia por el programa de compras consolidadas de 2015. ¿Si no, entonces por qué desempolvaron las quejas presentadas a principios de este año y pasaron la de Savi hasta adelante de todas?

No puedo señalar a ningún culpable de este compló pero hay muchas coincidencias entre el OIC del IMSS y ciertos directivos de las empresas interesadas en la licitación que me asombran.

Con la vara que midas…

Serás medido. Así reza el texto bíblico que nos demuestra que la vida es una tómbola. Un revelador artículo de The New York Times demuestra que la empresa medidora de ratings de televisión Nielsen reconoce que tiene errores en sus estadísticas de niveles de audiencia. Según la empresa, todo se debió a un error de software que señalaba equivocadamente niveles de audiencia en la cadena ABC y que ni siquiera se habían dado cuenta. Imagínate, si eso ocurre en EU, ¿qué no pasará con las mediciones de los ratings que se usan en México?

hugo.gonzalez@milenio.com

http://twitter.com/hugogonzalez1