Tecno empresa

"Ley telecom" vs. ley energética

Te preguntarás por qué ahora escribo sobre temas energéticos, cuando se supone que no es mi fuerte, y no te culpo. Con toda libertad puedes pensar que soy un improvisado y advenedizo del sector, pero en mi descargo tengo dos argumentos: no soy el único ni el primero, y como editor de esta amorosa sección Negocios, es mi responsabilidad estudiar y analizar los dictámenes que se aprobaron en el Senado con motivo de las leyes secundarias de la reforma constitucional al sector energético.

Por eso cuento con algunos argumentos que me hacen pensar que la reforma energética va a cambiar radicalmente al país, pero no estoy tan seguro que sea para bien, pues en la redacción de los dictámenes se encuentran varias inconsistencias y dudas que se pueden prestar a la confusión o a la manipulación, en perjuicio de las empresas nacionales que todavía tenemos: Pemex y CFE.

Te comparto parte de los tuits que envié el 11 de diciembre del año pasado y que suscribo ahora: “Con la reforma energética se siente como cuando manosean a una chava en el Metro y nadie dice nada”. “En lo general y en lo particular, el PRIAN se chingó a Pemex y a CFE”. “En la reforma energética los prianistas se fueron hasta la cocina y se comieron hasta las sobras. Díganle adiós a Pemex”, y sonrojándome te comparto uno más de la tuitstar @maire_wink: “Sin ser la reforma energética, pienso cogerte y luego dejarte sin dinero”.

Al menos eso es lo que veo para Pemex y la CFE, pues creo que antes de fortalecer a estas empresas las pusieron a competir al tú por tú contra las extranjeras, con el riesgo de condenarlas a la inanición, y no como sucedió con la apertura en telecomunicaciones de 1990, cuando al incumbente se le dieron ocho años para no tener competencia en larga distancia y 10 años en telefonía fija.

No quiero decir que en energía se debió seguir el camino de las telecomunicaciones (¡cruz, cruz!); sin embargo, tengo la impresión de que se la pusieron muy fácil a los nuevos competidores y le amarraron las manos a Pemex y la CFE, pues incluso creo que los órganos reguladores no serán nada autónomos, ni profesionales ni imparciales, pues seguirán bajo el mando de la Secretaría de Energía, lo que se comprueba con el laxo método de selección de la CRE y la CNH comparado con el Ifetel. ¿Seguimos?

hugo.gonzalez@milenio.com

http://twitter.com/hugogonzalez1