Tecno empresa

Laura Bozzo e Ifetel: '#Fail'

Me encantaría sumarme al linchamiento digital desatado contra Laura Bozzo, pero eso se los dejo a quienes se encabronan con las actitudes de esta seño y al mismo tiempo saben a qué hora, en qué canal y qué contenidos se transmiten en su programa de quinta (@federicoarreola dixit).

No me importa lo que haya dicho, lo que haya hecho y mucho menos el reto periodístico que lanzó (por cierto, ¿no había un ombudsman en aquella estación?); sin embargo, sí me parece interesantísimo ver el comportamiento y sentimiento de los usuarios en la redes sociales, sobre todo en Twitter, acerca de este personaje. Según los datos que me proporcionan los amigos de @metrix2index, encabezados por @JavierMurillo, del 25 al 30 de septiembre se enviaron 909 mil tuits relacionados con la conductora; de ellos el más importante fue el de la mofa de @werevertumorro, tuit que fue visto por 187 mil personas.

Pero lo más interesante de todo es el sentimiento negativo que generó la seño Laura en Twitter, pues, según los datos que me manda Metrix to Index, basados en la plataforma tecnológica Topsy, 86 por ciento de todos los tuiteros que se relacionaron con el trend topic tuvieron un sentimiento negativo, 12 por ciento neutral y 2 por ciento positivo. Los tuiteros influyentes fueron más cautos (más fresas, diría yo), pues solo 77 por ciento expresó un sentimiento negativo; no obstante, entre la gente común, es decir, entre el vulgo, la plebe, la perrada, como yo, el sentimiento negativo fue de 94 por ciento.

Pero donde también se advierte un sentimiento negativo es en el Instituto Federal de Telecomunicaciones, por el tremendo ridículo (#Fail) al haber fracasado su intento de licitación para los decodificadores para la transición a la tv digital. Lo digo porque se supone que para eso crearon un mega-archi-súper-recontrapoderoso órgano regulador al cual solamente le faltaba su traje para ser considerado como la liga de la justicia.

Si eso hubiera sucedido con la Cofetel, lo entiendo, pues nunca se le reconocieron sus facultades como regulador autónomo; sin embargo, ahora eso es lo que le sobra: facultades.

Lo que decidieron la SCT y el Ifetel anticipa el fracaso del apagón en 2015 y desplaza al superregulador de los temas de televisión digital. Una vez más compruebo que se optó por un Ifetel blandengue y se apostó por comisionados obedientes. Lástima.

Twitter: @hugogonzalez1