Tecno empresa

Ifetel y la virtud de repartir el pastel

Pues nuevamente el gobierno federal nos trae como gato cascabeleado, y si bien varios legisladores siguen estudiando el más reciente borrador de la ley de telecomunicaciones tendremos que esperar por lo menos unas horas más para conocer la verdadera iniciativa que regulará el sector.

Por eso me regreso un poco al análisis de la famosa declaratoria de preponderancia sobre Telcel, e insisto en la posibilidad de eliminar las tarifas on-net y off-net, y con ello cancelar el llamado “efecto club”, posibilidad que cerró el Ifetel al considerar que este efecto monopolizador se acabaría al incluir y un mecanismo denominado “replicabilidad de tarifas” o metiéndola en un simple modelo de costos.

No lo digo porque desde hace años la Cofetel (qepd) prohibió esa práctica, sino porque está probado que hacerlo de esa manera solamente retrasará una solución, pues primero tendríamos que esperar a que Telcel envíe su información al Ifetel para que la valide y comenzar a evaluar si cumple o no con la replicabilidad o si el modelo de costos arroja una mejor tarifa para el usuario. Después tendríamos que confiar a que la información enviada por Telcel al regulador sea suficiente y precisa para hacer los cálculos correspondientes.

Creo que no era necesario inventar un modelo de costos, ni regular tarifas, pues simplemente se habría resuelto el problema si el Ifetel eliminara esa práctica que por cierto en países como Colombia se consideró como una falla de mercado y el inicio de una espiral cuyo desenlace es la monopolización del sector.

Algunos me dirán que en Colombia el mismo regulador reconoció que todos los operadores, no solo Claro (la empresa hermana de Telcel en ese país), aplican la misma práctica y por tanto deberían eliminarse en todas las empresas el cobro de tarifas diferenciadas para llamadas fuera o dentro de la red (on y off net) lo que me parece lógico siempre y cuando Telcel no pudiera ser la que ofrezca la menor tarifa del mercado ya que eso le obligaría a mejorar el servicio para quedarse con sus clientes.

Es que precisamente en Colombia (2009) y en Sudáfrica (2010) se percataron que la simple aplicación de un modelo de costos para fijar una tarifa asimétrica en telefonía móvil no generó ningún cambio en la tarifa a favor del usuario por lo que revisaron el modelo y el año pasado simplemente prohibieron esa práctica y en unos cuantos meses la proporción del tráfico on-net (en una sola red) bajo de niveles de 90 hasta 70 por ciento.

Con lo anterior podemos ver que mejor repartido el pastel, habrá negocio para todos, solo falta que quien reparta el pastel sepa cómo hacerlo.

http://twitter.com/hugogonzalez1