Tecno empresa

Gracias, Mark… pero por nada

¡Hola, Mark Zuckerberg! Sé que en estos momentos debes estar ocupado en otros asuntos más importantes que leer esta columna y, por lo tanto, no creo que puedas poner atención a lo que modestamente pienso de tu caritativa iniciativa internet.org; sin embargo, posiblemente en una de tus recurrentes pachangas o crudas (qué envidia) alguien de tu equipo pueda decirte que algunos mexicanos (no como los que se acercan a ti para adularte o hacerte caravanas) ya crecimos un poquito.

Para no ser tan Grinch ni aguafiestas, debo reconocer que me sentí emocionado cuando te oí decir que te has reunido con autoridades mexicanas para traer a este país tu iniciativa. Me sentí tan emocionado como cuando te escuché decir lo mismo en el Mobile World Congress de Barcelona, en febrero pasado, ya que tras haber superado la ansiedad que me daba escucharte hablar como ametralladora (como si te hubieras tomado varios redbulls), comencé a creer en tu discurso del mundo conectado a internet.

Sin embargo, poco me duró el gusto, porque justo el viernes pasado se cumplió un año con 15 días desde que anunciaste la iniciativa, sin que hasta el momento se vea algo palpable que no sea la alianza original con Ericsson, MediaTek, Nokia, Opera, Qualcomm y Samsung. Desde que me hipnotizaste en Barcelona, a la fecha se puede contar con los dedos de una mano los avances de tu iniciativa, la cual, curiosamente, no está respaldada por ningún carrier del mundo.

Sí, esos carriers que han invertido billones de dólares en todo el mundo para que tus redes sociales (Facebook y WhatsApp) corran libremente por millones de dispositivos en el planeta, engordando tu billetera y dejando secas las de los inversionistas que apuestan su capital por el desarrollo de infraestructura (fierros, vaya) que permita conectar real, no virtualmente, a la humanidad.

Y te creo, mi admirado Mark; estoy convencido de que quieres conectar a la mayor parte de los seres humanos (¿qué opinas del internet of the things?), pero no sé si lo que buscas es empoderarlos o solo quieres que puedan seguir usando tus chismosos e indiscretos juguetes; es que, mi querido Mark, si supiera que tu iniciativa va más allá de sacar compromisos a gobiernos, fundaciones y ONG para desarrollar internet, te creería totalmente. O dime cuánto de tu fortuna has donado, que no sea para fondear a los pobrecitos necesitados del Sillicon Valley o de la Bahía de San Francisco.

Neta que quiero creerte, pero no veo nada nuevo en tu iniciativa; por eso, Mark, muchas gracias… pero por nada.

hugo.gonzalez@milenio.com

http://twitter.com/hugogonzalez1