Tecno empresa

Espacios blancos para banda ancha

Hace algunos días te dije que me retiraba del tema de la nueva ley de telecomunicaciones y de toda la grilla que se traen políticos, operadores, organismos empresariales y hasta organizaciones no gubernamentales, porque andaba con la brújula chueca, pero no te comenté que también quiero descontaminarme un poco, porque estamos llegando a un punto en el cual cuesta mucho trabajo tratar de ser objetivo e imparcial, pues las grandes fuerzas del mercado te orillan hacia un maniqueísmo fundamentalista que te pone en la disyuntiva de estar conmigo o contra mí.

Sin embargo, no puedo salirme completamente del tema, sobre todo cuando veo iniciativas, asuntos y propuestas que, al calor de la reforma, pueden ayudar a incrementar la conectividad del país simplemente con la voluntad política del gobierno y con la participación ciudadana.

Se trata de la propuesta de un grupo de organizaciones civiles que está proponiendo usar una parte del espectro radioeléctrico que se encuentra en desuso y que puede ser utilizado tanto para la explosión del internet de las cosas (o de todas las cosas, como dice Cisco) hasta la banda ancha inalámbrica en los hogares que nunca serán clientes potenciales de los operadores comerciales.

Se llaman espacios blancos y fungen como canal de guarda (separación) entre los actuales canales de televisión analógica y que (se supone) con el apagón analógico quedarán libres para que puedan utilizarse en la transmisión de señales inalámbricas de internet de banda ancha.

Supuestamente la extinta Cofetel y los pasados gobiernos federales habían diseñado el apagón analógico para despejar la banda de 700 megahercios y concesionarla a operadores, pero independientemente de que esa banda está prácticamente despejada en la mayor parte del país, los espacios blancos ya podrían usarse, pues independientemente de que se concesionen, siempre habrá espacios en blanco porque dudo que algún operador tenga la capacidad de cubrir todo el territorio nacional, con lo cual se abre la posibilidad de usar esas frecuencias que nadie utilizaría.

¿Qué es lo que se necesita? Una base de datos nacional que pueda localizar geográficamente los espacios blancos y los lugares donde no existan, como ya lo hacen en Estados Unidos la FCC y Google (https://www.google.com/get/spectrumdatabase/), sobre todo para evitar interferencias entre varias señales, como ya también se empieza a realizar en Reino Unido o Sudáfrica. Sería un primer paso, y creo que es posible.

http://twitter.com/hugogonzalez1