Tecno empresa

Ecos del Mobile World Congress

Al momento de escribir esto ya no me encuentro en Barcelona, porque me regresé en friega por dos razones: el jueves ya era pura pachanga en el Mobile World Congress y porque supuestamente el miércoles iban a presentar la nueva ley convergente que sustituye a la ley de telecomunicaciones y a la ley de radio y televisión.

Pero, ¡sorprais! Nada de ley y seguimos en la misma tenebra cabildera y grillosa, pero ahora aderezada de explicaciones y debates sobre must carry y must offer, cuyas reglas, por cierto, solo me dejan claro que a este país lo sigue moviendo el futbol, porque eso fue lo que más se cuidó en materia de derechos de autor. Acuérdate que ya viene el Mundial de Brasil y por eso las reglas deben quedar bien claras.

Volviendo al tema del MWC, déjame decirte que me entristece un poco ver que este congreso se está percibiendo en el mundo como otra feria de aparatos de consumo, es decir, de gadgets, para dejar en el olvido o en segundo término discusiones trascendentales como las capacidades de red a raíz del surgimiento de nuevos aparatos como los wearables y servicios como la voz a través de WhatsApp.

Además, otro tema trascendental y que se opaca por tanto flash sobre el nuevo dispositivo o la estrella de las redes sociales, es cómo deben actuar los gobiernos del mundo para que, como dice Mark Zuckerberg (ahora sí, ¿no?), las telcos, los OTT, como Facebook, y los gobiernos aumenten la conectividad.

Por eso, ahora que pude escuchar a los líderes fabricantes de equipo de telecomunicaciones y a especialistas, me sorprendo más ver las agendas digitales de otras partes del mundo donde ya se está hablado de coches autónomos, ciudades digitales y de una consolidación entre las empresas del sector, pero en México creo que vamos un tanto retrasados y, a veces, en sentido contrario.

No obstante, lo que me sorprende más es saber que, por ejemplo, John Chambers, presidente global de Cisco, está enamoradísimo de lo que está haciendo el gobierno federal para abatir la brecha digital, y pone como ejemplo a México y Corea del Sur para que los gobiernos del mundo puedan usar las tecnologías en beneficio de la sociedad. No sé si lo dijo a raíz de la cuantiosa inversión anunciada en el WEF de Davos, pero hace unos días en conferencia con algunos cuantos medios del mundo (incluido MILENIO), Chambers volvió a echarle flores al “president Penia”.

Espero que la visión de Chambers sea la buena y no lo que dicen otros reguladores, quienes ven lo que pasa en México como algo exótico y alejado de las buenas prácticas internacionales. A ver.

hugo.gonzalez@milenio.com 

http://twitter.com/hugogonzalez1