Tecno empresa

Dish-Telmex: se ve como plato, se oye como plato…

¿Habrá alguien que, en el caso de la presunta, supuesta, posible o inminente opción de compra de Telmex sobre Dish, aún piense que ese amorío solamente es una relación comercial? Sí, creo que sí, en el Ifetel.

Desde hace años es un secreto a voces que la señorita Plato (Dish) es pretendida por el señor Delgado (Slim), pero por restricciones legales y morales, ese romance era prohibido. Ahora, mi cuate Carlos Mota tiene el enorme mérito de obtener los documentos que confirman los pactos de amor entre ambos personajes y nos hacen decir a muchos: “Ya se supo.”

Pero mientras muchos comenzamos a atar cabos (como vecina chismosa) para confirmar nuestras sospechas de que desde hace años la señorita Plato y el señor Delgado eran concubinos, la vocería de Dish no rechaza la validez de los contratos exhibidos por Mota y se limita a decirnos: “Todavía no somos”.

No obstante, ahora recuerdo cómo en muchas ocasiones se le preguntó a Dish sobre la existencia o no de este acuerdo de compra y siempre lo negaron, siempre dijeron que se trataba solo de una relación comercial entre ambas partes. Muchos lo creyeron o no tenían pruebas de lo contrario, incluso en la extinta Cofetel se jugó a hacerse de la vista gorda y no sancionar esa relación inmoral e ilegal.

Pero el problema es que en el Ifetel siguen muchos funcionarios que no vieron nada y no supieron nada cuando vivía la Cofetel, por ello existe una posibilidad de que el nuevo regulador salga a comprar la versión de Dish y decir: “Ante la ley todavía no son nada.”

La revelación de este amorío (como sucede en las telenovelas, curioso) surge en el momento en que el Ifetel debe decidir dos cosas: las reglas de retransmisión y la definición de operadores preponderantes. Entonces, ¿debe ser primero la definición de preponderantes y luego las reglas de retransmisión? Yo creo que sí, porque a raíz de la revelación, el Ifetel debe pedir más información para definir operadores preponderantes y decidir si alguno de ellos se benefició de la regla de gratuidad de la retransmisión, directa o indirectamente.

No veo al Ifetel con los tamaños para revocar la concesión de Telmex ni de Dish, lo único que espero es que, por lo menos, deshaga ese amor insano y que los adúlteros paguen sus consecuencias, pues aunque digan que no son nada, cómo se parecen al matrimonio Plato.

hugo.gonzalez@milenio.com

http://twitter.com/hugogonzalez1