Tecno empresa

¿"Consumatum est" en energía?

Perdona si me aventuro a escribir de temas que no son mi fuerte, pero sí mi pasión, pues me dieron ganas de entrar al asunto de la reforma energética, pero relacionada con los cambios al sector de las telecomunicaciones. Es que, al parecer, los legisladores del PRI y el PAN siguen votando por consigna y siguen aprobando reformas que supuestamente van a beneficiar al país, pero, como ha sucedido con otros cambios legislativos, sospecho que todo quedará a medias y ese paraíso prometido no lo veremos pronto, si es que algún día llegamos a verlo.

Nuevamente salgo con mi letrero de aguafiestas, porque si bien el CCE, la Coparmex, la Concamin y la Canacintra ya destapan la champaña y se sienten como si México hubiera ganado el Mundial de Futbol, yo sigo creyendo que los legisladores siguen haciendo de la Constitución un librajo de ocurrencias que se traducen en una amplia variedad de artículos transitorios metidos a chaleco, pero con el agravante de que quién sabe cuándo verán la luz, porque, con la experiencia del sector de las telecomunicaciones, te puedo recomendar que esperes sentado, pues va para largo.

Es que todavía recuerdo que con la despampanante acción de inconstitucionalidad de la mal llamada Ley Televisa de 2005, el sector vivió un periodo de casi dos años de incertidumbre que, aunque no comprometían la estabilidad de las inversiones de la industria, sí metieron en un brete al órgano regulador, que a la larga se tradujo en ese retraso que vivimos en el sector.

Puedo apostar lo que sea a que los legisladores de izquierda van a prolongar lo más que se pueda la entrada en vigor de las leyes secundarias a la reforma energética, pues la van a judicializar hasta el límite y por ello creo que por lo menos tardaremos uno o dos años para que se termine el lío judicial y que los inversionistas tengan esa famosa certidumbre jurídica para invertir en el sector energético.

Sé de muy buenas fuentes que las empresas trasnacionales interesadas en la industria energética no estaban esperando con ansias la aprobación de la reforma, pues aún desconfían de los mexicanos, por lo que aún tardarán en aprobar sus proyectos para invertir en México. Además, todavía está por verse qué va a suceder con los monopolios estatales, pues si con Pemex y la CFE va a suceder lo mismo que pasó con Telmex, dudo mucho que cualquier empresa quiera venir a competir.

hugo.gonzalez@milenio.com Twitter: @hugogonzalez1