Tecno empresa

¿Conflicto de interés o viceversa?

Si fuera más cándido, me frustraría ver que ayer los senadores de la República desperdiciaron casi tres horas discutiendo asuntos de forma y no de fondo sobre un posible dictamen para tener una nueva ley de telecomunicaciones, pero como no soy tan inocente, claramente puedo ver qué posición juegan los “representantes populares”.

Ya para este momento es casi transparente cómo algunos legisladores pierden horas en choros sobre la validez del artículo X del reglamento Z, con la única intención de alargar el debate y acabar con la posibilidad de aprobar pronto la nueva ley, que si bien no es perfecta, se encuentra en proceso de corrección.

Por eso los representantes del pueblo avientan por delante un confeti de tácticas dilatorias y borregos, como la supuesta censura a internet o el presunto conflicto de interés de algunos legisladores que no deberían participar en la discusión y votación del dictamen. El que esté libre de conflicto que arroje la primera denuncia.

Está claro entonces que para algunos legisladores no pesa tanto el conflicto de interés, sino el interés por el conflicto, porque con ello se frena la discusión y no cambian las condiciones del mercado, ya que, por estar chingando un árbol que creció torcido, quieren quemar todo el bosque que representa oportunidades.

Así, mientras los legisladores echan rollos y mientras no haya ley, uno de los operadores preponderantes se pasa por el arco del triunfo las reglas emitidas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), pues tanto regulados como reguladores saben que se necesita la nueva legislación para que las medidas se apliquen con total seguridad.

Sin embargo, como me dice Miguel Calderón, vicepresidente de regulación en Telefónica México, debería haber alguna forma de hacer cumplir las reglas de preponderancia, porque el Ifetel es un órgano constitucional y sus facultades están en la Carta Magna.

A nadie, ni a Telefónica, le interesa que los preponderantes se desbaraten; no obstante, a todos nos conviene que se cumpla lo que impone el regulador, si no, ¿para qué tanto show?

Como dice Miguel, algunas de las medidas impuestas hasta le convienen a los preponderantes para ahorrar costos y obtener ingresos, porque además debe quedar claro que nada se dará gratis y que quienes quieran usar la infraestructura de otro deberán pagarla. Quien no lo vea así solo quiere seguir en el conflicto y ganando tiempo.

http://twitter.com/hugogonzalez1