Tecno empresa

Buenos días, señor Sol

¿A poco no te sientes más animado luego de disfrutar un larguísimo fin de semana y un reconfortante inicio de año?

Al menos yo sí me siento energizado, sobre todo tras haber pasado una calurosa Nochevieja. Y eso que no recibí 2016 en un lugar de playa, para nada; lo recibí en la Ciudad de México, donde no parecía una noche de diciembre.

Tal vez en algunas partes de Sonora o Chihuahua sí pasaron frío, pero en el resto del país las temperaturas fueron templadas o cálidas. Te lo comento porque puse mucha atención al clima, puesto que en medio de la astringencia informativa encontré notas preocupantes. Hallé que el 28 de diciembre la temperatura promedio en el Polo Norte fue más cálida que en Texas o en zonas del desierto del Sahara. La explicación fue una tormenta de calor ocasionada por el efecto de El Niño, que aventó olas de aire caliente al norte del planeta.

Me dio un poco de miedo y sentí culpa por toda la energía que consumí en mis labores de esos días. Gasté mucha gasolina, gas y electricidad; energéticos obtenidos con métodos poco sustentables y que a la larga afectarán al planeta. Pero como anduve en modo positivo pensé que seguramente alguien encontrará una solución tecnológica. Busqué algún adelanto para el CES de Las Vegas que arrancará esta semana y no vi nada que atienda el problema. Por el contrario, vi algunos previos sobre nuevos gadgets y pantallas más grandes, potentes y con mayor demanda de energía. Y eso que nos falta ver todo lo que viene con el internet de las cosas.

Soy lo más alejado a un ecoterrorista y más bien me encanta toda la domótica, la automatización y la tecnología, pero creo que ya nos pasamos. Por eso intento incluirme en esa tendencia mundial de un consumo energético más sustentable y creo que la solución está en la energía solar. El viento puede disminuir, el agua y los ríos pueden reducir su caudal y potencia, los géiseres pueden apagarse, pero el Sol nunca. El día que el Sol se acabe se muere el planeta.

Por eso creo que debemos seguir con atención lo que hacen muchas empresas, desde nacionales hasta extranjeras, para aprovechar el sol. Allí están los conglomerados como GE, que ya tiene su startup Current para sus negocios de LED, solar y almacenamiento de energía. También hay firmas nacionales, como Madi Construcciones y sus hermosas tejas fotovoltaicas, de las cuales hay más información en tecnoempresa.mx. Como puedes ver, hay muchas alternativas, solo falta que seamos muchos clientes para bajar los costos y ver resultados más rápido. El planeta lo necesita.

hugo.gonzalez@milenio.com
Twitter: @hugogonzalez1