Gajes del orificio

El "rockcito" ya tiene su día

Cuando leí la noticia, pensé que se trataba de una broma, pero luego me di cuenta de que todavía faltan algunas semanas para el Día de los Inocentes. Entonces vi que iba en serio. Aun cuando no medie decreto oficial alguno, a partir de este año, el 7 de noviembre será el Día del Rock Mexicano.

Por supuesto que lo anterior no impide que se trate de una ocurrencia de risa loca que retrata a la perfección lo que es, ha sido y al parecer seguirá siendo por siempre nuestro movimiento roquero nacional-nacionalista. Tan surreal resulta la cosa que la declaratoria oficial la hizo nada menos que Armando Manzanero, enorme compositor, sin duda, pero cuya mayor aproximación al rock es la de ser el autor de “Eddy, Eddy”, aquella baladita simpática que cantaba la gran Angélica María en sus años de adolescencia.

  Dijo don Armando: “El rock es una música que llegó para quedarse. Hoy se instala el 7 de noviembre como el Día del Rock Mexicano, el cual fue iniciativa de Alex Lora”. Aparte de la obviedad que resulta decir que un género que surgió así casi 60 años “llegó para quedarse”, la nota está en el hecho que revela el autor de “Esta tarde vi llover”: que la idea original fue del Fidel Velázquez del rock nacional-nacionalista, el inefable Alex Lora, quien año con año festeja el aniversario de El Tri de México (ya va para el medio siglo, más lo que se acumule). Vaya afán celebratorio.

  ¿Día del Rock Mexicano? ¿Cómo para qué? No sé si en otro país del mundo tienen su día del rock respectivo, pero hasta ahora no he escuchado que haya día del rock peruano, griego, mozambiqueño o mongol. Digo, si la iniciativa fuese para mejorar la calidad musical y literaria de esa música, estaría muy bien. Más para lo único que servirá es para la autocelebración onanista y el mantener la falacia de que “estamos a la altura del rock internacional”.

  Tendremos, pues, nuestro día del chauvinismo y el autoengaño, el día del masiosare rockero. O para decirlo con elegancia y delicadeza: será una más de las chaquetas mentales del rockcito (hoy tan cumbianchero) que se hace en México.

@hualgami