Gajes del orificio

La primera joya del año

"Wig Out at Jagbags" es el nuevo disco de la agrupación Stephen Malkmus and the Jicks.

El 2014 arranca muy bien en el terreno discográfico. Si los primeros días de un año marcan lo que será el resto del mismo, la aparición de Wig Out at Jagbags (Matador, 2014), el nuevo álbum de Stephen Malkmus and the Jicks, es una señal de que musicalmente nos esperan 12 meses estupendos.

  A los 47 años, el antiguo líder del legendario y noventero Pavement se mantiene íntegro y fiel a sí mismo, sin tratar de reinventarse para quedar bien con las nuevas generaciones. Todo lo contrario. Su música sigue siendo sencilla y orgánica. Guitarras, bajo, batería, algún teclado, coros simples y su voz inconfundible. No se necesita más para hacer un disco con ese mismo dejo de rock alternativo que se escucha también en sus tres trabajos anteriores con los Jicks: Pig Lib (2003), Real Emotional Trash (2008) y Mirror Traffic (2011), este último producido por Beck.

  Esta vez, el material corrió a cargo del propio cuarteto y el sonido tiene mucho de Pavement, quizá, porque Malkmus se reunió con su antigua agrupación para realizar una gira apenas en 2010. No en balde, el buen Stephen ha dicho que en Wig Out at Jagbags el sonido es como homenaje “a la mejor década en la historia del rock” y no se refiere, como tal vez muchos pensarían, a los dorados e idealizados años 60 sino a los duros, agresivos, complicados, pero añorados 90 del siglo pasado, justo la época en la que Pavement se convirtió en leyenda del alt-rock.

  Los Jicks responden con creces a las intenciones creativas de su líder. Con nuevo baterista (la anterior encargada de tambores y platillos, Janet Weiss, se fue a tocar con Wild Flag y dejó su lugar a Jake Morris), el grupo sigue sonando compacto, inventivo y fresco, con esa humor agridulce tan característico de la música de Malkmus.

  Con temas como “Planetary Motion”, “Lariat”, “Chartjunk”, “Cinnamon & Lesbians” o la muy kinkófila “The Janitor Revealed”, el plato se desliza con placidez y deja en el escucha un sabor muy grato. Un disco irónico y divertido, realmente noventero.

 http://twitter.com/hualgami