Gajes del orificio

¿Rock o rockcito?

El rockcito es música sin identidad, sin profundidad, sin sentimiento.

Quien esto escribe (clásico eufemismo para evitar hipócritamente el uso del pronombre en primera persona del singular) posee la ¿buena, mala? fama de ser el perpetrador del término “rockcito”, para referirse a la mayor parte del rock que se hace en México.

Mea culpa. Lo acepto. Empecé a utilizar la palabreja desde principios de los años noventa y desde ese entonces me granjee el odio no solo de una buena cantidad de músicos mexicanos, sino también de varios personajes de la fauna periodística nacional dedicada a la fuente roquera. Durante más de 20 años he recibido tal cantidad de insultos e improperios que puedo decir que ya estoy más que curtido y que no me hacen mella alguna.

Pero ¿qué es el rockcito (y sus derivados: el rockcitito, el rockcititito y así, ad infínitum)? Primero que nada, hay que agregar que no todo el rock que se ha hecho en este país a lo largo de más de medio siglo cabe dentro de ese concepto. Es claro que en México se ha producido muy buen rock y que agrupaciones y solistas como Santa Sabina, La Barranca, El Personal, Jaime López, Chac Mool y muchos más han creado música espléndida. Lo de rockcito (dicen que es una palabra burlona y, en efecto, lo es) viene de la actitud infantiloide que adopta una enorme cantidad de roqueritos, negados ellos a abandonar el síndrome de la adolescencia eterna (aunque algunos ya sean cuarentones, cincuentones y hasta sesentones), y que se refleja en una música insulsa y bobalicona, carente de eso que los negros llaman el feelin, más influenciada por Timbiriche y Soda Stereo que por los grandes maestros del género.

El rockcito es música sin identidad, sin profundidad, sin sentimiento, intrascendente, repetitiva e inocua. Por eso se deja contaminar tan fácilmente lo mismo por el pop español y argentino que por la cumbia o la música grupera. Es una música que confunde a la fusión con la promiscuidad.

Si sigo utilizando el término no es tanto por las ganas de molestar, sino porque ese rock empequeñecido sigue ahí y, por lo que veo, seguirá por un muy largo tiempo.  

http://twitter.com/hualgami