Cámara húngara

¿Decir no a todo?

Cuando recién me afilié al Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT), en 1976, en una de las primeras asambleas ordinarias del Comité Nacional (que presidían el ingeniero Heberto Castillo y el líder ferrocarrilero DemetrioVallejo) a las que asistí, Eduardo Valle, ex líder estudiantil del 68 bien conocido como El Búho y quien fungía como presidente del Comité del Distrito Federal, tomó la palabra y dijo que, si éramos un partido de oposición, teníamos que oponernos y decir que no a todo lo que hiciera o propusiera el gobierno. Yo solo escuché y me quedé callado, pero me incomodó la idea de que debíamos ser tan inflexibles. ¿Si el gobierno proponía alguna medida buena, era menester oponernos a ella? Según la lógica del estimado y extrañado Búho, sí.

Esto sucedió hace 41 años, en las instalaciones del PMT de la calle Bucareli que se caerían en el terremoto de 1985. ¿Qué tanto ha cambiado en ese sentido la oposición de izquierda? ¿Se sigue oponiendo hoy por consigna a todo lo que venga del gobierno?

Entrevistado en Imagen por Ciro Gómez Leyva, Andrés Manuel López Obrador dijo lo mismo a pregunta expresa del periodista y se negó a reconocer mérito alguno a la actual administración. Todo es negro para el iluminado Mesías más allá de su entorno. No hay matices. El maniqueísmo como vocación delirante.

Ya lo dijo hace ocho días en estas mismas páginas Liébano Sáenz: “Más allá de las diferencias y de los intereses políticos o de cualquier índole, hay asuntos de interés común en los que el consenso y el acuerdo son indispensables”. Y sí: se trata de sumar y buscar entre la mayoría que este país resuelva sus muchos problemas (pobreza, inseguridad, violencia, educación, corrupción), a pesar de las rémoras de todo tipo que tratan de atascarlo y detenerlo.

El proceso hacia 2018 será importantísimo en ese sentido y necesitamos escoger la mejor opción de gobierno. Ya se perfilan algunas. La cuestión es saber elegir la adecuada.

http://twiter/hualgami