Desde la tribuna

No hay mañana…

Este viernes 11 de octubre inicia la última oportunidad para la Selección Nacional de conseguir un boleto directo o por medio de la repesca al Mundial. Es decir, o se ganan estos encuentros contra Panamá y Costa Rica o simplemente se cancela el viaje a Brasil.

Ahora bien, considero que valdría la pena cuestionarnos lo siguiente: ¿de plano nuestro futbol se ha devaluado tanto y el de los caribeños ha crecido al nivel que ellos creen que tienen?

¡Pues claro que no es así! El problema en el que estamos metidos es debido a la incompetencia e intereses de todas las personas involucradas en el fallido proceso del Chepo y compañía, pero sobre todo, al hecho de haberlo alargado de más cuando era evidente que tendría que haber terminado éste en el momento en que finalizó la más que lamentable participación de los verdes en la Copa Confederaciones.

Sin embargo, el hubiera no existe, simplemente ésta es nuestra realidad y, aunque pareciera que fue tarde, afortunadamente se hizo cambio en la dirección técnica del Tricolor y ahora todo está en manos del bien llamado Rey Midas, quien con mucha valentía decidió agarrar una papa caliente confiando en su enorme capacidad para definir un sistema de juego y de cambiarlo de manera radical en medio de un encuentro de vida o muerte si es que algo no está funcionando como él lo planeó, así que en los próximos días sabremos si la decisión del cambio se hizo antes de ser demasiado tarde.

En fin, una de las virtudes más importantes de un líder es saber tomar decisiones en el momento que corresponde, tal y como dice el famoso comentarista de beisbol El Mago Septién al referirse al desempeño de un manager en el sentido de no cambiar al pitcher ni un lanzamiento antes ni uno después de lo que debe.

Asimismo, tendríamos que preguntarnos también si en Tigres será momento de darle las gracias al Tuca, tal y como lo hizo el Monterrey con Vucetich, o de plano seguir aguantando hasta que las cosas mejoren, y en caso de no ser así, tomar la decisión de sustituir al técnico hasta el momento en que estemos en una situación de… no hay mañana.

LA VOZ DEL PUEBLO ES LA VOZ DE DIOS. ¡YA DIJE!