El país de las maravillas

De la tenencia a la verificación

Cacarearon los legisladores de Nuevo León el haber logrado meterle reversa al veto del gobernador Jaime Rodríguez. ¡Quiquiriquí! Y todos pusieron cara de héroes. Después de todo libraron al pueblo de un impuesto que desde el principio se definió como algo temporal y que luego se convirtió en uno de los principales medios de ingreso para el Gobierno del Estado.

¿Entonces aplaudimos o qué? Si la cosa es verdaderamente positiva, pues claro que sí, pero pensemos un poco antes de batir palmas de felicidad.

¿Qué vehículos pagan tenencia? Los más nuevos. ¿Qué vehículos pagan más tenencia? Los más caros. ¿Quién tiene vehículos más caros y más nuevos? Ciertamente no la gran masa de la población estatal.

No sé si alguien tenga los datos reales y actuales, pero, equivocada o no, la política de recaudación vigente en materia de tenencia exenta del pago a quien tenga un vehículo viejo. Algunos dicen que esto está mal, porque los autos viejos son más ineficientes, consumen más combustible y contaminan más. Esto es cierto, pero la mayoría de la gente no tiene recursos para estar actualizando su auto cada pocos años, y por eso, según unos datos que hallé de hace un par de años, mientras en Oriente o Europa el parque vehicular tiene de 6 a 7 años de edad, mientras en Estados Unidos tiene de 10 a 13 años, en México anda en 17 años.

Esto significa que buena parte del parque vehicular no paga tenencia, o en todo caso paga una cantidad que es molesta para el ciudadano medio, pero que ni de lejos es del tamaño de la que debe pagar el junior que anda en Europa con un carro casi de carreras o la que debe pagar el rico que tiene un Lincoln o varios vehículos de costos del orden de cientos de miles de pesos cada uno.

O sea que al eliminarse la tenencia, ¿qué sector se verá más beneficiado? Claro, el de más recursos.

Y si a la ecuación le agregamos una implicación natural, pues peor. Ya dijo el tesorero Carlos Garza que para compensar lo que el Estado dejará de percibir por la tenencia, se reinstalará la verificación vehicular.

La diferencia es que la verificación vehicular, suponiendo que se aplique bien, la pagarán todos los dueños de autos, sean viejos o nuevos, caros o baratos. O sea que alguien que no pagaría tenencia por la edad de su carro, ahora tendrá que pagar verificación. ¿Todavía le quedan ganas de aplaudir?


horacio.salazar@milenio.com