El país de las maravillas

Qué bueno que hay voluntarios

Vi anoche una serie de fotos en las que el gobernador Rodrigo Medina y su esposa Gretta Salinas se reunieron con el nuevo grupo de promotores voluntarios para la educación.

Fue así como me enteré, disimule usted la ignorancia, de que en Nuevo León hay 679 chavos y chavas que trabajan como líderes comunitarios, asistentes y asesores pedagógicos itinerantes del Consejo Nacional de Fomento Educativo. Gracias en parte a estos chavos hay en rincones remotos de la entidad más de 5 mil 400 estudiantes de primaria que reciben instrucción.

El gobernador les dijo que aunque son voluntarios, se hará el esfuerzo por darles una laptop a cada uno y, a diferencia de otros años en que les daban una corta al final del ciclo, ahora les darán algo esta Navidad y más al final del periodo.

Me da gusto que haya todos estos jóvenes apoyando el proceso formativo en Nuevo León, y me da gusto que el gobernador los presuma, porque esas iniciativas en verdad hay que presumirlas. Desde que recuerdo, los resultados estadísticos ponen a Nuevo León entre los mejores estados del país en materia educativa. Así que felicidades a todos estos chicos que ayudan a mantener estos indicadores altos.

Ahora viene el prietito en el arroz. Así como me da gusto el esfuerzo del Conafe por apoyar a la educación, me pregunto: ¿Por qué cuernos es necesaria una institución para el fomento educativo si tenemos tantisisísimos maestros en el país dedicados exclusivamente a educar?

¿No pueden estos maestros que tenemos, y que en Nuevo León son parte de alguna de las secciones del SNTE, ir a dar clases a esos rincones? Supongo que sí, aunque mi lado mal pensado dice que a lo mejor no, y no digo más porque me sale lo apache.

Como todavía mantengo cierta candidez, pese a mis años, supongo que el esfuerzo educativo es tal que no les alcanza ni con la mitad del presupuesto de Nuevo León. Porque seguro usted recuerda que apenas el jueves publicamos aquí en MILENIO Monterrey una entrevista con la secretaria de Educación, Juana Aurora Cavazos, quien dijo esperar que para 2014 le toque al sector algo parecido a lo que le tocará este año que se acerca a su fin, más de 62 mil millones de pesos.

La secretaria explicó que la inversión ha sido así de cuantiosa porque se han construido más aulas e infraestructura que en los dos sexenios anteriores, y como no quiero pensar mal, quiero suponer que esas nuevas aulas y escuelas y demás se verán reflejados, en el futuro, en mejores indicadores.

Y lo espero porque, a pesar de lo que ya dije sobre la ubicación de Nuevo León entre los estados punteros en educación, la verdad es que en el último ramillete de estadísticas, creo que a propósito de pruebas ENLACE, nos fue... digamos... algo más mal que en exámenes anteriores.

Claro, a lo mejor es que la educación no es nada más cosa de más aulas o de más profesores o de más comisiones; vaya, ni siquiera de más promotores voluntarios. La educación es algo más serio, y seguro que por ahí están los documentos que avalan lo bien que se han invertido esos más de 62 mil millones de pesos. Seguro que sí.  

horacio.salazar@milenio.com