El país de las maravillas

¿Cuál "agandalle"?

Llegó otra vez para los municipios el periodo del año en el que chillan y chillan (los panistas, sobre todo) argumentando que el Gobierno del Estado (priista, claro) les está agandallando los dineros del Fondo Metropolitano.

Ya se sabe que no hay peor sordo que el que no quiere escuchar, y estos alcaldes ya descubrieron que encuentran eco repitiendo y repitiendo el asunto del agandalle, para hacer quedar al estado como un aprovechado que les quita dinero.

Nomás para recordarle al respetable las cosas, el Fondo Metropolitano es una bolsa a la que los municipios pueden tener acceso en la medida en que presenten proyectos que sean aprobados por la gente de Hacienda.

Para no ir más lejos, el jueves la alcaldesa Margarita Arellanes dijo que no es aceptable para la ciudad de Monterrey “que se quiten esos recursos”, porque tiene planeado usarlos para construir infraestructura.

Va de nuez: para que los municipios tengan derecho a dineros del Fondo Metropolitano tienen que cumplir reglas claras desde hace muchos años, desde que nació el fondo, y deberían dejar de darle juego a la lengua porque lo saben bien: han recibido apoyos en la medida en que han presentado proyectos, pero les gusta hacerse patos y aflojar la mandíbula.

Imagínese que para hacer la presa El Cuchillo el dinero se hubiera canalizado a través de municipios como China. No tendríamos presa. Los proyectos de alcance regional, como ese embalse del que bebemos nosotros, pero también los cultivos de un distrito de riego tamaulipeco, los maneja la Federación.

De manera similar, los proyectos para una zona metropolitana, proyectos que pueden beneficiar a varios municipios, no se pueden manejar a través de municipios porque ya se sabe que cada quien llevará agua a su molino y nunca se pondrían de acuerdo: si se hubieran manejado así, no habría ni una línea del Metro, ni tendríamos en el futuro próximo otra línea, o la Ecovía, etcétera.

Esos proyectos se definen a nivel estatal, y mal hacen los alcaldes ardidos en cantarle al gobernador que les está quitando dinero, cuando lo que está haciendo es definir y sustentar proyectos que beneficiarán a varios, incluyendo a los alcaldes gritones.

Margarita dice que el gobierno de Rodrigo Medina “acapara” los fondos de los municipios. Esto no es cierto ni de lejos, y el Fondo Metropolitano, que se diseñó para proyectos municipales, lo canaliza el Gobierno Estatal pero lo autoriza el Gobierno Federal.

Y para colmo, lo dice apenas unos días después de que le dijeron, con justicia, que los municipios deberían de apelar a sus mecanismos de recaudación, que son impopulares, cierto, pero que les dan recursos necesarios más allá de los que les da la Federación a través del estado.

¿Creen acaso que a Rodrigo Medina lo hizo popular aumentar el Impuesto sobre Nóminas para poder pagar la seguridad que todos exigimos? Ah, pero ellos son nobles, no quieren que pague el ciudadano ni placas ni predial. Hay que decir las cosas como son: no quieren hacer esos cobros porque arriesgan a su partido o su propio futuro político. ¡Y hablan de agandalle!