El país de las maravillas

Un París de luto y de pie

Este viernes por la tarde pensaba en qué escribir sobre el enfrentamiento en el gobierno de Nuevo León. ¿Cuál enfrentamiento? Hay varios, ¿verdad? Bueno, yo aludía al que hay entre el gobernador y el Congreso.

Mientras pensaba en cómo abordarlo pasaron dos cosas. Primero, leí el artículo de Javier Sepúlveda sobre el "sano equilibrio" entre ambos poderes, y además de que me hizo sonreír, me hizo pensar que no tenía más qué decir. Luego empezaron las alertas desde París.

Varias horas después, enojado y amargado tras escuchar, minuto a minuto, cómo se iba desgranando la tragedia que enlutó a la Ciudad Luz, y un poco apaleado por otros sucesos del día, sentí que el viernes estaba cerrando de plano muy apachurrado.

"¿Qué haré?", me pregunté, y como el viernes no es día de mucha profundidad, me respondí con sutileza: "Ah, pues recurriré a la inagotable fuente de optimismo que se llama Facebook".

No es que tuviera ganas de ver gatos bailadores, o clickbait de cuarta. Pero estaba seguro de poder hallar elementos capaces de levantarme el ánimo.

Me fue bien. Unas pocas cosas quiero compartir en este muro que no es virtual y en el que mis lectores tienen más respeto que los lectores en línea. Así que veamos...

Algunos pusieron una frase de Martin Luther King que apareció acompañada de una imagen nocturna de la Torre Eiffel: "Devolver odio por odio multiplica el odio, añadiendo una oscuridad más profunda a una noche de por sí carente de estrellas. La oscuridad no puede echar fuera a la oscuridad; sólo puede hacerlo la luz. El odio no puede echar fuera al odio: sólo puede hacerlo el amor".

¿Cursi? Pensemos en el contexto de quien la dijo. Pensemos en los miles de franceses que salieron del estadio, después de los estallidos, cantando "La Marsellesa". París sigue de pie.

Luego otro amigo publicó una imagen sencilla con un texto también sencillo (aunque apuntando a un recurso sencillo pero poderoso). La imagen es la de una vela encendida, y la leyenda reza: "La ciencia: una vela en la oscuridad". Es un mensaje hermoso, y el libro de Carl Sagan al que alude es una apasionada defensa del pensamiento científico en contra del pensamiento primitivo que sin duda está detrás de los hechos de París.

Para cerrar con broche de oro, otro amigo cerró su jornada con un enlace a una pieza maravillosa que no había escuchado: se llama "Si es tu voluntad", un poema de Leonard Cohen interpretado por él mismo y por las voces de las Hermanas Webb. Está en https://www.youtube.com/watch?v=zKGbX5S7t4Y y me dejó cerrar el viernes en paz. Vale.

horacio.salazar@milenio.com