El país de las maravillas

Monterrey y los turistas

El domingo pasado, la Secretaría de Turismo federal soltó algunos resultados de las Agendas de Competitividad que lanzó hace un par de años. En esencia, regañó a las ciudades de México y a Monterrey por no aprovechar su potencial turístico.

Como nota irónica, Claudia Ruiz Massieu, la titular del ramo, divulgó desde París este jueves que México tuvo un 2014 sensacional en materia de turismo; tanto, que recuperó cinco lugares y volvió al Top Ten como país receptor de turistas, según datos del Barómetro de la Organización Mundial del Turismo.

En su cuenta de Twitter, la funcionaria dijo que en 2014 vinieron a México 29.1 millones de visitantes extranjeros, 20 por ciento más que en 2013: somos el primer destino turístico de Latinoamérica.

Si regresamos un poco al regaño del domingo, los datos que la Sectur liberó dicen que en 2014 visitaron la Ciudad de México 2 millones 563 mil turistas; a Monterrey vinieron 1 millón 787 mil turistas, lo que hizo de Nuevo León el principal destino estatal.

Entonces, una primera observación sería: la relación entre los números de visitantes a la Ciudad de México y Monterrey es de 1.43. ¿De verdad México tiene menos del doble de opciones visitables para el turista? ¿Pues de cuál fumaron?

El problema, dice la Sectur, es que Nuevo León sólo atiende al turismo de negocios. Este juicio se antoja como si estuvieran despreciando a este tipo de turismo que, vale la pena decirlo en voz alta, permitió que a pesar de no tener una oferta muy lúdica en la entidad, seamos el estado más visitado del país.

Y a la hora de la hora, valen igual los dólares de un turista de negocios que los de un turista playero, si bien al primero no se le puede atosigar para que compre playeras, chanclas, cocos, pulseras y demás...

En todo caso, tiene razón cuando dice que la infraestructura turística de Nuevo León y Monterrey es pobre, y que en parte la culpa es de la industria de la hospitalidad, que le quiere sacar pero no siempre le quiere meter.

Así que salimos regañados, pues los regios, dice la SecTur, no vemos prioritario ser turistas en nuestro propio estado. No sé qué dirían si todos los pesos nuevoleoneses que se invierten en destinos turísticos nacionales se quedaran aquí.

horacio.salazar@milenio.com