El país de las maravillas

Monterrey VI: otro torito para El Bronco

Un problema esencial en materia de agua es que se ha manejado como si fuera un tema binario; como si estuviéramos obligados a todo o nada, sin grises, sin matices. ¿Por qué? En parte porque muchos opositores al proyecto meten en el mismo morral todas sus inquinas contra el Gobierno del Estado, a un nivel casi patológico.

Y luego sigue fallando la mecánica de comunicación. Lo digo tras leer la nota sobre el XII Encuentro Nacional de Cultura del Agua y en particular sobre lo que dijeron al respecto Óscar Gutiérrez Santana, director general del Organismo de Cuenca Río Bravo (de la Comisión Nacional del Agua), y Emilio Rangel Woodyard, director general de Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey.

El funcionario de Conagua dijo que Nuevo León tiene un déficit de 120 millones de metros cúbicos en sus mantos acuíferos.

No entiendo. En números redondos, a la presa de La Boca le caben 40 millones de metros cúbicos; un déficit de 120 millones de metros cúbicos equivale a tres veces la presa de La Boca y sí, es un volumen alto pero muy chico para usarlo como argumento. ¿Por qué? Agua y Drenaje produjo en 2014 casi 395 millones de metros cúbicos de agua potable, el triple del déficit argumentado por el funcionario de la Conagua.

Ahora, todo el corifeo de criticones del proyecto no puede negar la destreza técnica de Agua y Drenaje, que ha mantenido el abasto en la ciudad y ha hecho mucho por crear una auténtica Cultura del Agua.

Me parece a mí que el asunto de fondo no es el proyecto técnico, sino el mecanismo de ejecución del proyecto. En el país ha habido proyectos tipo Asociación Público-Privada que han funcionado bien, pero en Nuevo León el antecedente es la Torre Administrativa, no precisamente un ejemplo a presumir como gasto responsable.

Por eso la gente duda: el contrato dice que el costo crudo del proyecto es de poco menos de 13 mil millones de pesos. Dice que el pago mensual al consorcio constructor será del orden de 125 millones de pesos mensuales durante 360 meses. Cualquiera puede multiplicar y ver que da 45 mil millones de pesos. Ahí se pierde de vista la pelota.

El torito: ¿podrá el equipo de El Bronco cancelar el proyecto, pagando la sanción de 14 millones, conservar el apoyo del Fonadín por 2 mil 966 millones de pesos, y obtener un crédito por el remanente, unos 10 mil millones de pesos, para construir en directo el acueducto? Sería un megahit. ¿Podrán?

horacio.salazar@milenio.com