El país de las maravillas

Fondo Metropolitano: el gran topetón

Ya está planteado sobre el tapete el primer encontronazo entre el Congreso de Nuevo León y el gobernador Jaime Rodríguez, El Bronco, y como suele suceder entre grillos, el topetón tiene como nudo un montón de millones de pesos, los relacionados con el Fondo Metropolitano.

Desde su origen, este recurso extraordinario ha sido tema de discusión entre municipios y Estado, pues los primeros, obviamente limitados a los metropolitanos, llevan años diciendo que el Estado les jinetea esos dineros que son suyos.

Este conflicto es una prueba de que muchos hablan y hablan nomás porque la lengua no tiene hueso, y tengo que admitir que en este caso en concreto la razón la tiene el gobernador.

Aquí quedó claro que cuando hay dinero bailando, las cosas se mueven con celeridad. Un día, el tesorero Carlos Garza Ibarra dijo que el Gobierno del Estado manejaría el Fondo Metropolitano, y al día siguiente el Congreso del Estado aprobó con milagrosa unanimidad la Ley de Coordinación Hacendaria, para amarrarle las manos al Gobierno Estatal a la hora de repartir dineros federales.

El gobernador saltó y dijo que no permitiría que una ley "secuestre" la capacidad de maniobra financiera del Estado, y los diputados dijeron que esas palabras de El Bronco eran lamentables y eran "un intento por propiciar una afrenta estéril por parte del gobernador hacia el Poder Legislativo. Hay que sacar adelante los enormes retos de Nuevo León apegados estrictamente al Estado de Derecho".

Sí, claro. La razón real detrás de la feliz aprobación de la ley es que los partidos representados en el Congreso encontraron un tema en el que a todos los diputados de partido les importa hacerse pasar por defensores del pueblo.

Pamplinas. Lo único que prueba es que no saben ni leer. Si supieran, se habrían enterado de que el fondo nació justamente para impedir que los municipios trabajaran para su propio molino en zonas metropolitanas.

Al principio se benefició sólo a la zona conurbada de México (2006), al año siguiente se agregaron Monterrey y Guadalajara; en 2008 se benefició a 7 zonas metropolitanas; en 2009 a 16; en 2010 a 32; en 2011 a 46 y desde 2012 a la fecha, a 47 zonas metropolitanas. Las reglas las publica Hacienda cada año y los que no cumplan las reglas no reciben lana. Ah, pero la raja política de decir que les están jineteando su dinero. No, señores, por ahí no es.


horacio.salazar@milenio.com