El país de las maravillas

¿Será ‘El Bronco’+Fernando, Ivonne o Felipe?

Mañana es un día clave para la historia de Nuevo León. Desde ya podemos anticipar que el proceso electoral de este año será examinado con lupa por analistas de todo tipo, pues ofrece muchas novedades. ¿Qué debemos esperar de este domingo 7 de junio de 2015?

1. Que haya una votación cuantiosa. Con niveles de sufragio que apenas rebasan a la mitad del electorado real, estamos llegando a situaciones en las que un tercio de los votantes deciden por todos. Necesitamos una mejor representatividad, y sólo podemos adquirirla con el voto de todos.

2. Que la jornada cívica sea pacífica. Habrá vigilancia oficial, con militares y todo, pero creo que ésta será la primera elección en la que a esa confianza le podremos sumar la vigilancia y atención que pondrán miles de ciudadanos dispuestos a defender su voto cuidando que el proceso sea limpio.

3. Que no haya milagros. En otras ocasiones han votado personas centenarias, muertos, inventados; han aparecido urnas embarazadas y se aplicaron técnicas de fraude que solíamos criticar aun apreciando el ingenio. Ya esos tiempos deben quedar atrás, y deberíamos despreciar de manera absoluta a los defraudadores, desde el ínfimo hasta el capo di tutti capi.

4. Que los resultados se respeten. Hacer berrinches porque no ganó mi candidato es propio de sociedades inmaduras. Si gana la dupla Bronco-Fernando, si gana Ivonne, si gana Felipe, hay que respetar la decisión mayoritaria, y no amenazar con el incendio social en el que todos perdemos.

Dicho lo anterior, quisiera apuntar una cosa: gobernar un Estado tan complejo como Nuevo León no es cosa de un mesías ni de una redentora: es una tarea que requiere de un equipo de trabajo enorme y talentoso.

Para mí, la piedra de toque es eso: la capacidad de una persona para encarnar la posibilidad de armar un equipo que satisfaga las enormes esperanzas que tiene la comunidad nuevoleonesa; un equipo que trabaje aún más que el equipo actual, que acepte ser fiscalizado por el ojo crítico de la gente; que pueda ofrecer no las perlas de la Virgen, sino un marco legal de oportunidades y progreso; un gobierno, hablando en plata, que facilite y que no estorbe; que sirva y no que se sirva; que se deje vigilar y no que se cierre al ciudadano.

Todo eso está detrás de tu voto. Ejércelo con libertad mañana. Te garantizo esto: gane quien gane, tenemos futuro, y nos costará.

horacio.salazar@milenio.com