El país de las maravillas

‘El Bronco pregunta’. ¿Es en serio?

Veo en mi muro de Facebook que alguien compartió una foto nacida en el equipo de imagen del gobernador electo, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco. El texto dice: “¿Qué se debe hacer con el Proyecto Monterrey VI?”, y pone tres opciones. “Comparte: Lo detenemos”; “Me gusta: que siga adelante”; “Comenta: lo sustituimos por”.

Y la publicación trae este mensaje del gobernador electo: “A ver raza, mi postura ya la saben, y todavía falta tener los documentos en mano y revisarlos, pero quiero que me indiquen ¿Cuál es su opinión?”.

He estado viendo la comunicación de Jaime Rodríguez y es sensacional el modo en que ha conectado con mucha gente. Ese fue uno de los factores que lo llevó a ganar. Pero no todo lo que propone ahora me parece lo mejor.

Entre los asuntos positivos, está ese lema que dice “A jalar que se ocupa”. Pero jalar no significa responder a cada dicho de El Bronco con una bendición y un elogio y una maldición contra la administración saliente.

Dice otro lema: “Lograremos el cambio en Nuevo León cuando los ciudadanos participen”. Otra vez sí, pero necesitamos precisar qué significa participar.

Entre lo mejor que he visto está el asunto de transparentar las reuniones de transición, pero que todos puedan ver y escuchar, ya predispuestos por el evangelio bronco para ver malo todo lo que hicieron los funcionarios actuales, no garantiza nada.

Viendo los comentarios de la gente con esperanza en el muro de Jaime Rodríguez me doy cuenta de que hay muchas buenas ideas, algunas muy obvias, y todas llenas de buenas intenciones. Pero también hay una ausencia grave de información.

Por ejemplo, una seguidora de El Bronco pide una campaña informativa para evitar tanto embarazo en adolescentes. Seguro que no sabe que a nivel de política pública aquí se diseñó un programa al respecto que ya se lo quieren copiar en otros estados.

Otro dice que se le dé mejor uso a toda el agua que se tira al abrir las compuertas de las presas. Ignora que esa agua no es de Nuevo León; su destino está regulado y pactado entre las partes.

Por eso me preocupa la pregunta de El Bronco. ¿De verdad cree que encontrará orientaciones en las respuestas? Suena como el ministro griego que hizo un referendo cuya respuesta ya sabía. A fin de cuentas el realismo ganó, y Grecia aceptó el plan de rescate que le enchufaron. ¿Qué pasará en Nuevo León? Ganará el realismo o el populismo? El Bronco tiene la palabra.

horacio.salazar@milenio.com