Con todo respeto

Se va, se va... se irá

Ángel Aguirre decía que no. El informe de la PGR sugiere que sí. Aguirre dice que Guerrero decidirá. Guerrero, ya decidió. Aguirre dijo que el Congreso dirá, el Senado ya habló.

Fue el gobernador José Francisco Ruiz Massieu quien designó a Aguirre Secretario de Desarrollo Económico de 1987 a 1990 y de ese año a 1991 se desempeñó como Coordinador del Programa Nacional de Solidaridad en la Costa Chica, dejando este cargo al ser postulado candidato del PRI y electo Diputado Federal por el VI Distrito Electoral Federal de Guerrero a la LV Legislatura de 1991 a 1994, desde 1993 a 1996 siendo, además, Presidente estatal del PRI en Guerrero.

El 12 de marzo de 1996 el entonces gobernador de Guerrero. Rubén Figueroa Alcocer, solicitó licencia para separarse de su cargo como consecuencia de la Matanza de Aguas Blancas, donde campesinos fueron asesinados por agentes de la policía estatal en el vado de Aguas Blancas, municipio de Coyuca de Benítez. Ese mismo día el Congreso de Guerrero designó a Ángel Aguirre como Gobernador sustituto, terminando el período constitucional hasta el 31 de marzo de 1999.

Una década después, Aguirre manifestó su interés por la candidatura del PRI a la gubernatura de Guerrero en las elecciones que se celebrarían el 30 de enero de 2011. Sin embargo, cuando el PRI anunció que el candidato sería Manuel Añorve Baños, se postuló por la candidatura del PRD.

Meses después, el 25 de agosto, se anunció que sería el precandidato por la alianza denominada Diálogo por la Reconstrucción de México (DIA), integrada por PRD, PT y Convergencia, renunciando a su afiliación priísta al día siguiente. Entonces, fue presentado como precandidato del DIA el 29 de agosto, siendo formalmente electo candidato por el consejo político estatal del PRD el 5 de septiembre.

En el proceso electoral por el Gobierno del estado, llevado a cabo el domingo 30 de enero de 2011, el Programa de resultados electorales con el cómputo del 99.61 % de las casillas, le otorgó el 55.92 % de la votación para sumar un total de 671,012 votos, contra el 42.74 % de su contendiente del Partido Revolucionario Institucional, que sumó 512,830 votos.

Meses después, según algunas versiones, en 2011 los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa se trasladaron a Chilpancingo para solicitar el cumplimiento de un pliego petitorio, que entre otras cosas demanda la reparación de las instalaciones del plantel y el aumento a los recursos para su sustento. El 12 de diciembre de 2011, los manifestantes fueron desalojados violentamente por las fuerzas de seguridad del gobierno guerrerense, causando la muerte de dos estudiantes: Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús. Organizaciones no gubernamentales y los estudiantes de Ayotzinapa solicitaron un juicio político contra Aguirre Rivero como responsable de la muerte de ambos estudiantes. En su momento, el Congreso de la Unión instaló una comisión especial para la revisión del caso unos días más tarde, mientras que la Comisión Nacional de Derechos Humanos dio a conocer que el gobierno de Guerrero no había seguido las recomendaciones hechas después del asesinato de los estudiantes.

“El líder del grupo delictivo Guerreros Unidos, señaló a la señora María de los Ángeles Pineda Villa, esposa del ex alcalde de Iguala, como la principal operadora de actividades delictivas desde la presidencia municipal, desde luego, en complicidad con su esposo, el señor José Luis Abarca y el Secretario de Seguridad, Felipe Flores Velázquez“, decía Murillo Karam durante su conferencia de hace unas horas.

Así las cosas, y a casi un mes de los espeluznantes y todavía misteriosos hechos ocurridos en Iguala, el Gobierno Federal aparece en la escena y mediante un pulcro y coloquial reporte documenta el autodenominado “relato judicial“ de la nueva tragedia mexicana: el caso Iguala y los estudiantes de Ayotzinapa.

La nueva historia de represión ha ocurrido en Guerrero. Recién habíamos atravesado la barrera de los 45 años del lejano ya 1968 y ahora, nuevamente, un insospechado caso enardece los fantasmas del pasado; estudiantes amedrentados por policías y por renovados intereses de la política y el dinero sucio crean una misteriosa estela de dudas. Dudas que, en paralelo, alientan y despiertan las voces de las decenas de miles de desaparecidos en los últimos años, años en los que ninguno de ellos ha recibido justicia.

Y como si hiciera falta, en medio de todo esto, el clima de revuelo estudiantil creado por la Asamblea General del Politécnico que viene a poner la cereza del pastel, en especial con la amplísima convocatoria que ha atraído de sus pares académicos. Un pastel que comenzaba a saborearse el Gobierno Federal tras sus exitosísimas reformas, surgidas de la concertacesión y los convenios políticos que, circunstancialmente, previo al caso Iguala, habían perdido su vigencia.

Mientras tanto, al todavía gobernador le quedan solo unas horas para dictar su salida... Hoy o mañana, qué mas da.

con.todo.respeto@live.com